Próxima Estación
16Sep/100

Usera

Usera es una estación de la línea 6 situada bajo la calle de Amparo Usera, en el distrito del mismo nombre. Fue inaugurada el 7 de mayo de 1981.

La mayor parte del distrito de Usera pertenecía al municipio de Villaverde, el más recientemente anexionado a Madrid en 1954. En 1987 se reorganizó la estructura de distritos de la capital, perdiendo el distrito de Villaverde estos terrenos y creándose Usera como nuevo distrito.

Usera

¿De dónde proviene el nombre de Usera?

Podría pensarse que el nombre de la estación viene heredado de la calle bajo la que se encuentra. Está claro que el nombre es el mismo, pero no se trata de una transferencia sin más.

La zona que hoy en día ocupa Usera ha sido desde el neolítico un paraje muy atractivo para los asentamientos, al igual que todos los barrios situados en la ribera del Manzanares. El acceso rápido al río permite la creación de granjas y huertas, irrigadas por molinos y norias de agua. Estas granjas solían situarse alrededor de los ejes de comunicaciones que salían de Madrid hacia el Sur, dedicándose a cultivo de hortalizas en la zona más cercana al río y a cultivos de secano (mayormente trigo y cebada) al irse alejando del mismo.

Alrededor de estos pequeños focos rurales se formaron los primeros caseríos del moderno distrito, localizados en tres núcleos distintos: Comillas-San Antonio, Zofío y Usera, aparte de la colonia de "casas baratas" de Moscardó. La zona, considerada parte del "extrarradio" de Madrid en el Plan de Castro de 1860, se mantuvo como terreno principalmente rural hasta la década de 1920. A principios de siglo los pocos caseríos dispersos se encontraban alrededor del Puente de la Princesa, construido durante el reinado de Isabel II. Este paraje era conocido por los madrileños como un lugar turbulento y peligroso, en el que abundaban las actividades ilícitas (el Puente de la Princesa adquirió el apodo de "Puente de los Ladrones", por ejemplo).

El Puente de la Princesa con las gloriosas obras de Madrid Río. Ya que hablábamos de ladrones...

El Puente de la Princesa con las gloriosas obras de Madrid Río. Ya que hablábamos de ladrones...

En este barrio marginal se unían los terrenos de gente humilde dedicada a "la busca" y las huertas y granjas de los terratenientes adinerados de Villaverde. Uno de estos labradores era conocido por la gente del barrio como "el tío Sordillo", y una de sus hijas, Carmen del Río Fernández, contrajo matrimonio en 1908 con un militar, Marcelo Usera. Al heredar terrenos tras el matrimonio, Marcelo dedujo -correctamente- que los terrenos del extrarradio de Madrid se revalorizarían en gran manera al crecer la ciudad en el siglo XX, y que las tierras estarían mejor aprovechadas si se edificase en ellas en lugar de dedicarlas a la agricultura. Inspirado por los ejemplos urbanizadores del Marqués de Salamanca y Arturo Soria, Marcelo, con la ayuda de su administrador Felipe Díaz, impulsó la parcelación de los terrenos y la venta de parcelas a partir de 1921.

Hacia 1930 ya se habían instalado en la nueva zona medio centenar de familias. Marcelo tuvo cuidado al estructurar la zona, prohibiendo la presencia de traperos y zonas industriales, y luchando por traer servicios básicos (transporte, agua, luz, etc) desde Madrid, lo cual convirtió al creciente barrio de Usera (que en su creación tenía el nombre de La Legión, cuerpo del ejército que Marcelo admiraba especialmente) en una zona con mayor calidad de vida que los barrios circundantes.

Marcelo de Usera y Sánchez, qué tío con aspecto respetable

Marcelo de Usera y Sánchez, qué tío con aspecto respetable

Las leyes municipales del momento permitían a los particulares elegir el nombre de las calles, siempre que no existiesen previamente en el callejero. La rotulación de las calles fue responsabilidad de Felipe Díaz, quien dedicó vías a miembros de la familia de Marcelo Usera (Amparo Usera, Nicolás Usera, Isabelita Usera, etc), vecinos de la nueva barriada (José Anespere o Pepita Barroso) o gente encargada de mejorar las condiciones del barrio (Máximo Carazo, concejal del Ayuntamiento). La calle principal del barrio, Marcelo Usera, tuvo varios nombres antes de adoptar el actual (Francisco Mora, de La Libertad y Francisco Pina).

El crecimiento del nuevo y próspero barrio fue bruscamente detenido durante la Guerra Civil, en la que quedó casi totalmente destruido al formar parte de una línea del frente. No fue hasta la década de 1950 cuando se consiguió recuperar la habitabilidad de las casas de Usera, comenzándose además la construcción de viviendas modernas de dos a tres plantas y llenando el espacio rural que aún subsistía, uniéndose el barrio con los adyacentes. Paulatinamente se ha ido modificando el barrio para suplir las carencias que mostraba en los años 50: falta de zonas verdes (Parque Sur y Parque de Olof Palme), congestión de tráfico (reestructuración en la calle Marcelo Usera) y prestación de servicios públicos.

En cuanto a Marcelo Usera, falleció en Madrid en 1955, a los 80 años de edad, habendo visto sus ambiciones de crear un nuevo barrio a partir de un terreno rural cumplidas con creces.

En las categorías: , Sin Comentarios
29Nov/090

Moncloa

Moncloa es una estación de metro, así como una estación de autobuses regionales que se dirigen a los pueblos y localidades de la periferia, formando un gigantesco intercambiador de transportes. Es el lugar de encuentro de Universitarios y estudiantes al encontrarse cerca de la Ciudad Universitaria y de una de las zonas más importantes para salir por la noche en Madrid (aunque mucho menos que hace unos años): Los Bajos (de Argüelles o de Moncloa, según a quién preguntes...). A la salida de la estación se encuentran varios monumentos madrileños: el edificio del Ejército del Aire, el Arco de la Victoria y el Faro de Moncloa.

Moncloa

¿De dónde proviene el nombre de Moncloa?

La historia de la Moncloa es también de culebrón, pero de estos áridos en los que jamás pegan un tiro a J.R., y los personajes lo único que hacen es venderse tierras unos a otros.

Al Norte del Palacio Real, pasado el Real Sitio de la Florida (donde hoy está el Templo de Debod, más o menos), se encontraba una huerta llamada Fuente el Sol, propiedad del Cardenal Gaspar de Quiroga y Vela, arzobispo de Toledo. A su muerte, donó la huerta al rey Felipe II, pasando a ser propiedad de la corona.

En 1613, el Rey Felipe III tuvo que vender la huerta, entre otras propiedades, para pagar las deudas que había contraído su padre (no olvidemos que durante Felipe II España estaba en guerra día y noche, y se entró en quiebra económica tres veces durante su reinado). Los terrenos fueron vendidos a varios capitanes, que al final fueron a vender su parte a la condesa de Valencia, Juana Manrique de Lara. A la muerte de la condesa, la huerta fue heredada por su hija, María de Rojas Manrique de Lara (en serio, hasta los nombres son de culebrón), casada con Antonio Portocarrero Enríquez de la Cabrera. El buen Antonio ostentaba el título de conde de la Monclova, señorío de Sevilla conocido hoy en día como Fuentes de Andalucía.

De este modo, la huerta Fuente el Sol se convirtió en la Huerta de Monclova, que posteriormente degeneró en Moncloa (en 1792 figura por primera vez como Moncloa). En 1660, fue adquirida por Gaspar de Haro y Guzmán, marqués del Carpio y de Eliche, y unida a los terrenos de la huerta de Sora (donde actualmente está el Palacio de la Moncloa, cuya primera encarnación la construyó él). El terreno fue cambiando de manos a lo largo de los años, hasta que, en 1802, Carlos IV adquirió el palacete y la huerta para añadirlos a el Real Sitio de la Florida que, a partir de entonces, fue conocido como el Real Sitio de la Moncloa.

Isabel II cedió al Estado en 1832 toda la propiedad de la Moncloa, que pasó a depender del Ministerio de Fomento. Sin embargo durante la guerra civil el edificio fue destruido, siendo reconstruido por Diego Méndez en 1955 siguiendo el modelo de la Casita del Labrador, de Aranjuez. Este palacio es el que podemos ver en la actualidad. En 1977 se trasladó aquí la Presidencia del Gobierno y se destinó además a residencia del Presidente del Gobierno.

moncloa2

Aparte de los edificios famosos que hay hoy en día, cabe destacar otro de gran relevancia histórica: la Cárcel Modelo de Madrid, construida en 1877 en el solar que hoy en día ocupa el edificio del Ejército del Aire.

La cárcel seguía el modelo panóptico de Jeremy Bentham, que permite a un vigilante observar a todos los prisioneros sin que éstos puedan saber si están siendo observados o no, con una rotonda o cuerpo central poligonal destinado al cuerpo de vigilancia de la penitenciaría, y radial, mediante galerías de forma estrellada que convergen en el espacio central. La Modelo poseía 5 de estos brazos radiales, de 4 plantas cada uno, con una capacidad total de 1200 celdas.

La Modelo fue considerada una revolución de las condiciones penales en Madrid. Hasta la guerra civil. Entonces fue considerada como el sitio donde se pegaba tiros a los presos molestos para que no estorbasen en la actividad mucho más importante de pegar tiros a otros fuera...

carcel-modelo-de-madrid_1905_small

6Nov/092

Metropolitano

Metropolitano es el barrio universitario por excelencia de Madrid. Debido a su proximidad a la Ciudad Universitaria, muchas de las antiguas casas de gente adinerada de la zona han sido convertidas a residencias de estudiantes. Sin embargo, el barrio de Metropolitano no fue en su origen conocido por esto: fue famoso por su emblemático estadio de fútbol.

345112036_3bd6dafd86

¿De dónde proviene el nombre de Metropolitano?

Como ya comenté en la entrada inferior, el camino que conducía al Oeste desde Cuatro Caminos era el conocido como la Bajada de Aceiteros, una carretera empedrada y con desagradable desnivel que comunicaba la Glorieta con los merenderos del Partidor de las Aguas. Este merendero, situado casi esquina a la avenida de Pablo Iglesias, se situaba en la zona donde se dividía y se separaba las aguas de abastecimiento de la ciudad de las destinadas a riegos y otros usos, las cuales se llevaban a través de dos acequias: la del norte y la del este.

A principios de los años 20 del siglo XX, la zona empezaba ya a urbanizarse, y los merenderos empezaban a desaparecer. Así pues en 1919, la Compañía Urbanizadora Metropolitana, empresa que explotaba la primera red de metro de Madrid, compró unos terrenos situados en el entorno de la actual Avenida de la Reina Victoria. La empresa tenía la intención de crear una vía que uniese el creciente barrio de Cuatro Caminos con Moncloa. Como construir un camino que no tenga nada a los lados es algo estúpido, comenzaron la construcción de una urbanización de viviendas, conocida como la Colonia del Metropolitano.

Parte de esta urbanización fueron los Edificios Titanic. Los Titanic fueron los primeros rascacielos de Madrid, con sus 35 metros de altura. Representaban un nuevo tipo de hábitat urbano, compañero de la expansión del metro, caracterizado por un canon dividido en peana, cuerpo y remate que imitaba a los primeros rascacielos estadounidenses. Entre otras particularidades, el Titanic poseía calles interiores, en sustitución de los patios de vecindad. En general, toda la urbanización pretendía competir con al Ciudad Lineal, el proyecto que Arturo Soria estaba desarrollando al Este de Madrid.

El edificio Titanic, en la esquina de Reina Victoria y Cuatro Caminos

El edificio Titanic, en la esquina de Reina Victoria y Cuatro Caminos

Otra de las amenidades que la compañía Metropolitana preparó para la urbanización fue la construcción de un estadio de fútbol: el estadio Metropolitano (super originales con los nombres, estos chicos).

La compañía encargó su construcción al arquitecto José María Castell, con una capacidad inicial de 25.000 espectadores, con pistas de atletismo alrededor del campo de fútbol. El estadio se inauguró cuatro años más tarde, el día 13 de mayo de 1923, con un partido entre el Athletic Club de Madrid (recién independizado del Athletic de Bilbao, del cual surgió como una filial, por eso su equipación es la misma) y la Real Sociedad de Fútbol, ganado por los madrileños por 2-1 (esta era la época en la que el "Atleti" ganaba partidos, se nota que hablamos de un pasado lejano). El Athletic jugó en este campo durante los años 20 y la mayor parte de los 30, hasta llegar la Guerra Civil.

El estadio Metropolitano quedó muy dañado durante la Guerra, al estar próximo al frente de Ciudad Universitaria. Con la "ayuda" de presos republicanos, el estadio es reconstruido y el día 21 de febrero de 1943 se produce su reinaguración, con un partido entre el Atlético Aviación (el club tuvo que fusionarse con el Aviación Nacional, debido a que la miad de sus jugadores estaban, ya sabéis, muertos. Es lo que tiene una guerra estúpida, que se te mueren los jugadores de fútbol, aparte de el resto de la gente) y el Real Madrid, ganando los primeros por 2 goles a 1 (por el contrario, se ve que el Madrid está ahora mismo volviendo a estos tiempos de perder partidos... Curiosamente, hay fuentes contradictorias que dicen que este partido fue de nuevo contra la Real Sociedad). El estadio tenía ahora una capacidad de 30.000 espectadores. La propiedad del estadio seguía siendo de la Sociedad Metropolitana y el Athletic de Madrid jugaba en régimen de alquiler.

n_atletico_de_madrid_la_historia-33486

El estadio fue utilizado por el Athletic (y por el Madrid también, mientras se construía el estadio Bernabéu) hasta el año 1966, cuando finalmente se construye un estadio en propiedad del Athletic, el estadio Manzanares, bautizado unos años más tarde como Vicente Calderón. En el lugar donde antes se encontraba el Metropolitano (aproximadamente frente al rectorado de la Politécnica, en Juan XXIII) hay hoy en día dependencias universitarias, edificios de oficinas (MUFACE, al menos) y parte del Consejo de Seguridad Nuclear.

o_atletico_de_madrid_la_historia-72428

En las categorías: , 2 Comentarios
3Nov/0916

Cuatro Caminos

Cuatro Caminos es mi barrio adoptivo. En cierto modo, la historia de este barrio es similar a la de Delicias, ya que ambas zonas se crearon como arrabales donde vivía la clase trabajadora de Madrid. Aún quedan en el barrio muchos edificios de esa época: casas humildes de trabajadores humildes.

6a00e55009e06c883400e553c8e75b8834-320wi

¿De dónde proviene el nombre de Cuatro Caminos?

El nombre de Glorieta de Cuatro Caminos es todo un alarde de originalidad. Si lo piensas bien, todas las glorietas podrían llamarse de N Caminos, ya que... en fin, eso es lo que DEFINE a una glorieta, ¿no? Hoy en día, de hecho, deberíamos llamarla Seis Caminos.

En su origen, Cuatro Caminos era una encrucijada situada a las afueras de Madrid. El nombre de Cuatro Caminos surgió por iniciativa popular, su nombre "oficial", cuando lo tuvo, fue el de Glorieta de Ruíz Jiménez, nombre que todo dios ignoró. La Glorieta se dirigía en esos tiempos a los cuatro puntos cardinales por cuatro calles: la calle de Asturias, al Sur (posteriormente O'Donnell, y hoy en día Bravo Murillo); el Camino "malo" de Francia, al Norte; la Calle de los Artistas al Este (no existía Raimundo Fernández Villaverde, fue inaugurada en 1919 con el nombre Paseo de Ronda); y el Camino de Aceiteros al Oeste (aproximadamente por donde está la Avenida Reina Victoria hoy en día). También desembocaba en la encrucijada el Paseo de Santa Engracia desde el Sur (esto demuestra que en el siglo XIX la gente no sabía contar).

La formación del barrio alrededor de la encrucijada se produjo entre 1860 y 1900, a raíz de la revalorización de los terrenos por la llegada del nuevo sistema de abastecimiento de agua del Canal de Isabel II, cuyo Real Decreto, refrendado por Juan Bravo Murillo, presidente del Consejo de Ministros en esos momentos, se había dictado el 18 de junio de 1851. De la historia del Canal hablaré en otro momento, sólo añadiré aquí que la construcción del Canal fue el motor de la zona, al igual que la estación de las Delicias lo fue en el barrio de Delicias.

De la glorieta partían las diligencias que unían Madrid con la frontera francesa y algo más tarde los tranvías que llevaban al centro urbano y a los pueblos de la periferia. Era algo así como el intercambiador de transportes del siglo XIX. Por toda esta actividad, en torno a la Glorieta de Cuatro Caminos fueron surgiendo modestas viviendas de pequeños artesanos y hortelanos procedentes de la sierra. Hacia el año 1900, Cuatro Caminos dio un censo de un 78% de jornaleros y peones de la construcción en su población activa, la mayoría viviendo en casas de suburbio destartaladas sin servicios básicos.

Por supuesto, la mezcla de malas condiciones de vida y trabajos precarios siempre conduce a un malestar social que acaba explotando. La zona se convirtió en uno de los focos de protesta obrera más destacados de la ciudad, como demuestran las violentas protestas de agosto de 1917, con uno de sus puntos álgidos en la glorieta de Cuatro Caminos, y la concentración de votos republicanos en las elecciones municipales de 1931.

Cuatro Caminos en 1915, antes de la llegada del metro

Cuatro Caminos en 1915, antes de la llegada del metro

La apertura de la primera línea de metro en 1919, ampliada hasta Tetuán un decenio más tarde, impulsó aún más el desarrollo del Distrito. La calle de Bravo Murillo y calles adyacentes se convirtieron en importante zona comercial. Durante los setenta primeros años del siglo XX se fue formando nuevo tejido urbano, en general sin ninguna ordenación, con viviendas de carácter popular de dos o tres plantas, en muchos casos infraviviendas. No fue hasta la década de los años ochenta del siglo pasado cuando se emprendió un programa de rehabilitación integral del distrito, con rehabilitación de viviendas, renovación urbana y construcción de nuevas viviendas, quitándole al barrio el carácter popular y humilde que tuvo desde su origen y llenándolo de comercios e instalaciones modernas.

Cabe destacar dos curiosidades sobre Cuatro Caminos. La primera es que posee los andenes de metro más profundos, respecto al nivel de superficie, de todo Madrid. Los andenes de la línea 6 están a más de 50 metros por debajo del nivel de calle. Consejo: evitad coger la línea 6 en Cuatro Caminos o Guzmán el Bueno, excepto que vayáis con tiempo de sobra o queráis hacer ejercicio.

La segunda es la ajetreada historia de su fuente. Veréis en la segunda foto que hay una fuente en medio de la Glorieta. Se la conoce con el nombre de la fuente de Isabel II, porque se construyó con motivo de la inauguración del Canal en 1858 y fue la primera fuente con surtidor de Madrid. Originalmente estuvo en la Calle San Bernardo y más tarde se trasladó hasta la Puerta del Sol. La fuente era, sin embargo, demasiado grande para la Puerta del Sol, y el surtidor demasiado alto (podéis ver la fuente en algunas fotos antiguas de Sol), así que con la reforma de la Plaza, decidieron llevarla en 1913 a Cuatro Caminos. Después de la Guerra Civil, se llevó la fuente a la Casa de Campo, donde yace olvidada (y mal conservada) hoy en día (aunque Gallardón pretende restaurarla en su proyecto Madrid Río -o Río Madrid, o Madrid 2056, o como quiera el Gallardón llamar a su Crusade of the Month (TM)-). En 1969 se construyó el Scalextric por encima de la Glorieta, que no fue demolido hasta el 2004. Aunque los vecinos pidieron que volviese la fuente, no era ya posible, dado que el actual paso subterráneo podría colapsar bajo el peso del agua (Pánico en el Túnel, versión española: Sin Stalone, pero con una puta, un maricón, y Alfredo Landa).

Pfft, como si alguien fuese a ver la puta fuente con ese tráfico... ni siquiera había visto el parque de en medio de la Glorieta hasta esta foto, y vivo al lado

Pfft, como si alguien fuese a ver la puta fuente con ese tráfico... ni siquiera había visto el parque de en medio de la Glorieta hasta esta foto, y vivo al lado

En las categorías: , , , 16 Comentarios
21Oct/097

Príncipe Pío

En esta línea de estaciones ferroviarias de Madrid, le toca esta vez a Príncipe Pío. La Estación de ferrocarril de Príncipe Pío, antigua Estación del Norte, era una de las tres monumentales de Madrid (Estación del Mediodía -o Atocha-, Estación de las Delicias y Estación del Norte). Su relevancia fue disminuyendo al crearse la nueva estación de Chamartín, hasta convertirse en el intercambiador + templo McCoy que es hoy en día. Aunque su fachada principal está aún por restaurar, las partes que sí están restauradas me hacen pensar que, cuando se encontraba en funcionamiento, debía ser la más bonita de las tres.

Los andenes de metro de Príncipe Pío presentan un contraste entre lo nuevo y lo antiguo

Los andenes de metro de Príncipe Pío presentan un contraste entre lo nuevo y lo antiguo

¿De dónde proviene el nombre de Príncipe Pío?

El nombre de la Estación como Príncipe Pío es bastante reciente, de 1995. La estación se creó con el nombre de Estación del Norte, construida como terminal en Madrid de la línea General del Norte o Imperial (Madrid-Irún) perteneciente a la antigua Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España.

La línea Imperial era una línea imprescindible en España, ya que había un tráfico de mercancías constante entre las industrias de materias primas en el Norte de la Península (mayormente carbón) y los focos industriales crecientes en la Capital. Sin embargo, se presentaron una serie de problemas al hacer entrar las vías ferroviarias a Madrid. Hay que tener en cuenta que la zona que hoy en día consideraríamos más lógica para construir una estación dirigida al Norte (la zona que, obviamente, ocupa hoy en día Chamartín) no estaba urbanizada en la época.

De esta forma, se pensó en establecer la estación a lo largo del valle del río Manzanares. El problema fue que para descender el fuerte desnivel con el que la ciudad se asoma al río fue necesario trazar una gran curva en las inmediaciones de Aravaca y Pozuelo de Alarcón. Esto obligó a recurrir a una estrecha franja de terreno para la construcción de la estación. Básicamente, era el único sitio medianamente decente que se podía aprovechar para edificar y tender las vías sin demasiado problema.

PrincipePio

El terreno elegido se encontraba a los pies de la Montaña del Príncipe Pío (actual Parque de la Montaña, englobado en el parque de Oeste, y en cuya cumbre se encuentra el Templo de Debod) de donde toma su nombre moderno. Lo angosto de la localización provocó críticas ante la imposibilidad de ampliar la estación en caso de necesidad.

En años futuros, esta construcción de la estación presentó efectivamente problemas. La estación fue muy dañada en la Guerra Civil (aún se ven los daños hoy en día en la fachada principal, que queda por restaurar) y tras la construcción de Chamartín los servicios al Norte fueron gradualmente trasladados a la nueva estación. Sólo los trenes a Galicia aguantaron en la Estación del Norte hasta los años 90. En 1995 se creó el agujero que hoy en día aloja las líneas 6 y 10 de metro, mientras que en el 2000 la vieja marquesina y el edificio de viajeros de 1882 son convertidos en un centro comercial que sería completado con un nuevo edificio que ocupaba la zona de playa de vías desmantelada aún libre, siendo el conjunto inaugurado en 2005. Aún queda pendiente de uso el edificio de 1928 que da fachada a la Cuesta de San Vicente. Entre las propuestas planteadas la más probable será la de convertirlo en un gran auditorio. En esta fachada todavía puede leerse el nombre original de la estación.

Pero me he ido por las ramas... ¿por qué Príncipe Pío?

La Montaña del Príncipe Pío, situada entre la plaza de España y las calles de la Princesa, Marqués de Urquijo y Ferraz (vamos, donde el Templo de Debod) fue conocida originalmente como los altos de San Bernardino. Obtuvo su nombre actual debido a que la zona fue propiedad del príncipe Pío de Saboya, un noble bastante erudito y estudioso, conocido por sus extensos estudios de numismática, arqueología e historia.

68986385.w0N5yVEf

La Montaña del Príncipe Pío ha tenido bastante importancia en la historia de España. Fue el lugar donde Francisco de Goya situó los Fusilamientos del tres de mayo de 1808. En 1860 se construyó en lo alto el cuartel de la Montaña, que fue el lugar en donde se declaró la Guerra Civil en Madrid. Y, en la actualidad, en su lugar se halla el Templo de Debod, fruto de un intercambio diplomático turbio entre Egipto y España, como agradecimiento por la ayuda española en los intentos de la UNESCO de relocalizar antiguos templos nubios que iban a ser cubiertos por las obras de la nueva presa de Asuán.

Dicho todo esto, el único dato de interés turístico que falta por decir es que en el centro comercial construido en la antigua playa de vías de Príncipe Pío se pueden visitar los McCoys y las Chonis más grandes de Madrid. Es como un zoológico humano.

PD: Oh, ¡dato extra que acabo de recordar! Las vías para entrar a Madrid fueron construidas con capital francés. Los obreros franceses que participaron en las obras dieron nombre al puente que cruza en esa zona el río Manzanares. El Puente de los Franceses.

3Oct/0910

Manuel Becerra

La Plaza de Manuel Becerra está situada en pleno distrito de Salamanca. Es una encrucijada entre la calle Alcalá, a medio camino entre Ventas y Goya, y el anillo "M-20", del que forman parte las calles Francisco Silvela y Doctor Esquerdo, y que configura un anillo de circunvalación de Madrid interior a la M-30.

manuel-becerra-metro

¿De dónde proviene el nombre de Manuel Becerra?

La plaza -y parada de metro- toman el nombre de Manuel Becerra y Bermúdez, (Castro de Rey, 20 de octubre de 1820 – Madrid, 19 de diciembre de 1896), matemático y político español, ministro con Amadeo I, Alfonso XII y durante la Regencia de María Cristina.

Wikipedia no dice en el primer párrafo que también era ingeniero. Cualquier ingeniero sabe que eso es lo importante, el resto de carreras en el fondo son "marías" 😉

A lo largo de su vida política, Manuel Becerra destacó por sus ideas progresistas y revolucionarias, que le valieron estar varias veces encarcelado y otras tener que exiliarse fuera del país. En sus casi 50 años de carrera política, ocupó las carteras de Fomento y Ultramar bajo varios reyes, regentes y presidentes.

manuel_becerra

A finales del siglo XIX, Arturo Soria y Mata (Madrid, 15 de diciembre de 1844 - 6 de noviembre de 1920), un ingeniero y urbanista español del que hablaremos cuando le toque a su parada con todo detalle (básicamente, era un genio), pidió a Manuel Becerra que redactase una propuesta para establecer un tranvía subterráneo (lo que viene siendo un metro) que uniese la Puerta del Sol con la actual plaza de Felipe II (Goya). Esta línea subterránea sería la primera fase que conectaría el centro de Madrid con el proyecto de Ciudad Lineal de Arturo Soria.

La propuesta fue presentada en 1898, ya fallecido Manuel Becerra. Esta propuesta, al igual que otras dos de diferentes ingenieros españoles en la misma década, fue denegada, por varias razones. Como primera medida, porque el señor Soria gastaba dinero a cascoporro en sus proyectos urbanísticos. Por otra parte, había ya líneas de tranvías por superficie que daban servicio a la zona. Finalmente, en la comisión que lo denegó estaba D. Miguel Otamendi en Obras Públicas, creador varios años después (1914) del actual metro de Madrid (Tongoooooo).

De esta manera, se puede considerar que Manuel Becerra fue (casi) uno de los padres del actual Metro de Madrid.

En las categorías: , , 10 Comentarios