Próxima Estación
27Jan/102

La Gavia

La Gavia es una estación de metro de la línea 1 situada bajo la intersección de la avenida del Ensanche de Vallecas y la calle del Alto de la Sartenilla. Fue inaugurada el 16 de mayo de 2007 junto con las estaciones de Las Suertes y Valdecarros. Aunque posee el mismo nombre que el centro comercial (ya abierto) y el parque (en construcción), en realidad se encuentra bastante lejos de cualquiera de los dos.

¿De dónde proviene el nombre de La Gavia?

El nombre de la parada está heredado de la calle en la que se encuentra, la Avenida de la Gavia. El nombre de la calle viene dado por el Arroyo de la Gavia, un afluente del río Manzanares, al que tributa por su izquierda, a la altura de la Villa de Vallecas.

El arroyo se encuentra hoy en día cubierto y canalizado en su mayoría. Antiguamente, corría sin canalizar a través de la Villa de Vallecas, como se puede ver en algunos mapas de principios de siglo. Hoy en día, su cauce recoge las instalaciones de la Depuradora de la Gavia, situada en el margen izquierdo del río Manzanares. Trata el agua residual procedente de los colectores de Gavia I y II, así como el exceso de caudal no admitido por la depuradora de La China.

La única parte del Arroyo que conserva restos mínimos de vegetación de ribera, aparte de su desembocadura, es el fragmento entre la Avenida del Mayorazgo y la M-31, a pocos metros de la calle más oriental del paralizado Polígono La Atalayuela.

Desembocadura del Arroyo en el Río Manzanares

Desembocadura del Arroyo en el Río Manzanares

¿Por qué tiene el Arroyo ese nombre? La palabra "gavia", según la RAE, significa "Zanja que se abre en la tierra para desagüe o linde de propiedades", es decir, acequia. Supuestamente proviene del latín cavea (cavidad, jaula). De este modo, el Arroyo de la Gavia sería el Arroyo de la Acequia.

Sin embargo, Antonio Llorente propone en su estudio "Las «Palabras pirenaicas de origen prerromano», de J. Hubschmid, y su importancia para la Lingüística peninsular" (1956-57) otro origen para esta acepción específica de gavia, ya que, según él, no existe una relación semántica clara entre la acepción de jaula y acequia.

Así, según Llorente, la acepción de gavia como acequia puede provenir fonéticamente de "cavea", mientras que su significado semántico vendría de un término proveniente de los Bajos Alpes, "gabarus", significando "canal entre dos propiedades para el desagüe de las lluvias". Este concepto de acequia, además, coincidiría con el concepto castellano medieval, en el que la gavia no tiene la finalidad de regar, en la mayoría de los casos, sino que sirve de drenaje, canalizando el agua sobrante y conduciéndola a la ribera o al río.

Cabe destacar que la zona alrededor del Arroyo, como suele ocurrir, era un territorio fértil y adecuado para efectuar asentamientos. En Cerro de la Gavia, al Suroeste de Vallecas, se descubrieron en 1919 yacimientos arqueológicos consistentes en trozos de cerámica, instrumentos humanos tallados en piedra y construcciones datados en la etapa media o final del Neolítico, entre los años 5000 a 2500 a.C.

Podéis encontrar toda la información del mundo sobre este yacimiento en este catálogo de Munimadrid.

En las categorías: , , 2 Comentarios
24Jan/103

Las Suertes

Las Suertes es una parada de metro situada en el Ensanche de Vallecas. Fue inaugurada el día 16 de mayo de 2007 junto con las estaciones de La Gavia y Valdecarros.

¿De dónde proviene el nombre de Las Suertes?

La parada adquiere su nombre de la Avenida de las Suertes, a pesar de que la parada de metro y la línea 1 no discurren bajo esta avenida, sino bajo la Avenida del Ensanche de Vallecas. Aún así, la Avenida de las Suertes es uno de los ejes principales del Ensanche.

La Avenida fue urbanizada en los años 90, como parte del Plan de Actuación Urbanística de Vallecas. Anteriormente, existía en este lugar un camino que venía de la Villa de Vallecas y que se conocía como Camino de la Suerte, o de Las Suertes. Aún existe hoy en día una pequeña calle de este nombre que une el casco antiguo de Vallecas con la zona del Ensanche, convirtiéndose en la Avenida que he mencionado.

La calle Camino de la Suerte

La calle Camino de la Suerte

Entonces, ¿qué quiere decir el nombre de este camino? ¿Tiene algo que ver con la buena, o mala, suerte?

En realidad, no. En la actualidad, el significado de "suerte" con el que más familiares somos es "Circunstancia de ser, por mera casualidad, favorable o adverso a alguien o algo lo que ocurre o sucede", como define la RAE. Sin embargo, la RAE también define una docena más de significados de "suerte", algunos de los cuales están bastante fuera de uso, o son muy específicos a un área concreta.

De este modo, podemos ver también el significado "Parte de tierra de labor, separada de otra u otras por sus lindes". La "suerte" era una unidad de tierra de labranza utilizada en muchas colonias españolas. Era costumbre llevar a cabo loterías en las cuales se dividía de forma aleatoria y equitativa la tierra de labranza alrededor de un canal de irrigación. El resultado de estas loterías se dividía en parcelas de tierra llamadas "suertes".

Lo que ya es más difícil es saber a cuánto correspondía una "suerte", ya que solía variar en función del lugar. En Canarias, una "suerte" equivalía a 8.000 brazas cuadradas, siendo una braza igual a dos varas. Más o menos 22.500 metros cuadrados en unidades que no son retrasadas. En Alicante, había menos suerte con las "suertes" (har har), y equivalían sólo a 1.467 metros cuadrados. Para empeorar la situación, en algunos lugares como Argentina se distinguía entre "suertes de ciudad" y "suertes de campo", equivalentes a distintas superficies.

Lo que sí parece claro es que el camino que salía de Vallecas conducía a tierras de labranza, divididas mediante loterías para asegurar que todos los terratenientes tuviesen acceso al agua. Es decir, era el camino de las tierras de labranza, o Camino de las Suertes.

Vallecas cuando todavía existía campo alrededor

Vallecas cuando todavía existía campo alrededor

En las categorías: , , , 3 Comentarios
12Jan/101

Valdecarros

Valdecarros es uno de los desarrollos urbanísticos más modernos de Madrid, construyéndose en estos mismo momentos. La estación está situada bajo la intersección de la avenida del Ensanche de Vallecas y la Gran Vía del Sureste y fue inaugurada el 16 de mayo de 2007. Es hoy en día cabecera de línea de la línea 1

¿De dónde proviene el nombre de Valdecarros?

El desarrollo urbano de Valdecarros es muy reciente. Nace con el Plan General de Ordenazación urbana de Madrid de 1997, con el nombre de Desarrollo del Este-Valdecarros, y la construcción de estructuras no empezó hasta el 2008.

El desarrollo es bastante ambicioso. Valdecarros es la mayor actuación urbanística de España, con más de 51.000 viviendas planificadas en una superficie de 19 millones de metros cuadrados, que albergarán en torno a 150.000  habitantes. La iniciativa, que cuenta con inversión de capital tanto público como privado, pretende crear una ciudad independiente dentro de la capital, con más de 5 millones de metros cuadrados destinados a zonas verdes.

En realidad, se trata de una versión moderna de los conceptos urbanizadores experimentales que tanto se han construido en Madrid, como la Ciudad Lineal, La Ciudad Jardín o la Colonia del Metropolitano.

Y cuando lo acaben tendrá este aspecto

Y cuando lo acaben tendrá este aspecto

Resulta muy curioso que un desarrollo tan reciente haya perdido toda traza del origen de su nombre: parece casi como si hubiese sido eliminado a propósito. Después de mucho buscar, sólo he podido llegar a suposiciones sobre el origen del nombre del PAU, que os muestro aquí:

a) Referencia a Valdecarros, Salamanca (poco probable): El pueblo de Valdecarros tiene una población de apenas 400 habitantes, y no parece haber tenido gran relevancia histórica.

b) Existencia de un pueblo llamado Valdecarros en la zona (muy poco probable): Aunque podría darse la posibilidad de que hubiese existido en el pasado un pueblo llamado Valdecarros, que hoy en día ya no existiese, habría quedado algún registro histórico del mismo, de modo que esta posibilidad puede ser prácticamente descartada.

b) Vías pecuarias (la más probable): La zona ha sido históricamente terreno rural no urbanizado, atravesado por multitud de vías pecuarias. De hecho, parte de los objetivos del proyecto de Valdecarros es mantener, expandir y mejorar los casi 300.000 metros cuadrados de zonas clasificadas como vías pecuarias en el entorno. Es posible que una de estas vías pecuarias, hoy en día desaparecida por el desarrollo urbanístico, fuese denominada Valdecarros, originada a partir de Val (valle) de Carros. De hecho, existía otra vía pecuaria llamada "Vereda de Valdecarros" en la zona de Canillas y hay referencias a un Valdocarros en Arganda del Rey.

Las Barranquillas fue durante muchos años la otra cara de esta moneda

Las Barranquillas fue durante muchos años la otra cara de esta moneda

Antes de que se produjese en esta zona el desarrollo urbanístico, fue el escenario del poblado de las Barranquillas, un poblado chabolista establecido por familias marginales hace más de treinta años (figura en un plano de 1978 como Casas de los Barranquillas, supuestamente por el apellido de una de las familias que se asentasen allí).

El poblado tenía los problemas típicos que surgen en estas viviendas improvisadas: falta de escolarización de los menores, condiciones higiénicas deficientes y delincuencia. Pero el verdadero drama se produjo cuando siete clanes gitanos del poblado empezaron a meterse en el negocio de la droga.

Las Barranquillas se convirtió en el mayor "hipermercado de la droga" de Europa. Más de 5000 toxicómanos visitaban diariamente el poblado para conseguir su dosis de droga, acrecentando los problemas de delincuencia y salubridad hasta convertir el poblado en un verdadero infierno del que muchos nunca llegaron a salir.

Con el desarrollo urbano de Valdecarros, Las Barranquillas ha sido desmantelado progresivamente, hasta que en la actualidad sólo quedan restos del mismo. Sin embargo, el problema no se ha eliminado. El negocio y los toxicómanos simplemente se han trasladado a la Cañada Real, uniendo el problema de las drogas a una catástrofe medioambiental de este espacio natural protegido.

En las categorías: , , 1 Comentario
30Dec/090

Congosto

Congosto es un PAU creado al sur de la antigua Villa de Vallecas, y ha llegado a unirse a ésta formando un barrio más (aunque no administrativamente) del distrito de Villa de Vallecas. La estación de metro entró en servicio el 4 de marzo de 1999, como parte de los ambiciosos planes de ampliación acometidos en ese año.

Congosto

¿De dónde proviene el nombre de Congosto?

El nombre de la estación viene heredado de la calle en la que se encuentra, la calle Congosto.

El nombre de Calle Congosto se debe a la existencia de un camino que llevaba desde Vallecas hasta el río Manzanares, situado al sur, conocido como el Camino del Congosto.

¿Por qué el nombre de ese camino? Para descubrirlo debemos retroceder hasta el año 1770, en el que comienza la construcción del Real Canal del Manzanares.

Trazado del Real Canal del Manzanares

Trazado del Real Canal del Manzanares en el mapa de Tomás López, 1773

El Real Canal del Manzanares era un ambicioso proyecto (tan ambicioso que jamás funcionó...) para crear una canalización que uniese la capital con Aranjuez. Una vez llegado a Aranjuez, el canal se dividiría para ir a Lisboa por el Tajo o por otro canal a Sevilla. Los primeros planes para semejante obra de ingeniería comienzan durante el reinado de Felipe II, encargados a Juan Bautista Antonelli. Aunque Antonelli realiza una serie de mediciones para estudiar la viabilidad del proyecto, así como una serie de trayectos fluviales por el Manzanares, el Jarama y el Tajo, el proyecto se estanca debido a problemas de propiedad (los terratenientes y propietarios de molinos, presas e ingenios hidráulicos, se opusieron de forma tajante a la utilización de sus tierras para la construcción del canal) y al excesivo coste que tendría la obra.

Hubo que esperar al año 1770, en el que Pedro Martinengo realizó por iniciativa privada las obras del primer tramo del canal, que hizo navegable el río Manzanares. Este tramo comprende desde Puente de Toledo, hasta la octava esclusa, en la Cañada Real Galiana. El Canal adquiere la denominación de "Real" cuando es comprado, en 1779, por Carlos III, que aporta dinero para ampliarlo hasta una novena esclusa.

Tras la invasión francesa, Fernando VII continúa la construcción del canal hasta Rivas-Vaciamadrid, la décima esclusa, donde inicia la edificación del embarcadero. El canal se utilizó para el transporte fluvial de algunos materiales, como yeso y piedras, para la construcción de edificios en la Villa.

Sin embargo, en 1851 se inaugura la línea de tren a Aranjuez, el Tren de la Fresa (denominado así por ser esta mercancía una de las que interesaba transportar rápidamente desde la huerta, junto a los espárragos. Pero el Tren del Espárrago habría sido algo terrible. Las fresas son divertidas y amigables, los espárragos hacen que te huela el pis raro). El ferrocarril hace totalmente innecesario el transporte fluvial, de modo que el canal queda sin fondos de la Corona, y acaba abandonado. Hoy en día apenas subsisten algunos fragmentos aislados y ruinosos del mismo (algunos de los cuales han surgido durante las obras de soterramiento de la M-30). La Casa de la Cuarta Esclusa es uno de los restos mejor conservados.

Una vez conocida toda esta historia, podemos preguntarnos al final, ¿por qué Congosto?

Este puente es el culpable

Este puente es el culpable

Al final del Camino del Congosto se encuentra un pequeño puente de piedra, que antaño cruzaba el Real Canal. Este puente, hoy en día una ruina que atraviesa un cauce totalmente seco, era especialmente estrecho, o angosto. En la época, la palabra "congosto", que hoy en día describe exclusivamente un desfiladero entre montañas, era utilizada como sinónimo de angosto (es fácil ver por qué, ya que un desfiladero entre montañas es estrecho. De hecho, las dos palabras en latín tienen la misma raíz, angustus y coangustus).

El puente era conocido de este modo como Puente del Congosto.

Es particularmente curioso que un puente situado a casi 7 kilómetros y medio al sur del PAU de Congosto sea el que le da el nombre. ¡El Camino del Congosto es muy largo!

En las categorías: , , Sin Comentarios
25Nov/090

Antón Martín

La parada de Antón Martín se encuentra en pleno centro de Madrid, en el cruce de la calle Atocha con la plaza de su mismo nombre. En los alrededores de esta estación se hallan la Filmoteca Española, el Teatro Monumental y la Iglesia de San Sebastián. La estación fue de las primeras en ser abiertas, en 1921.

Antón Martín

¿De dónde proviene el nombre de Antón Martín?

Obviamente, el nombre de la estación es heredado de la plaza. Pero, ¿de dónde viene el nombre de la plaza? O más bien, dado que parece que Antón Martín es un nombre propio, ¿quién era Antón Martín?

Antón Martín nació en Mira, Cuenca, en el año 1500, hijo de dos campesinos acomodados, Pedro de Aragón y Elvira Martín. Don Pedro murió cuando Antón era pequeño, forzando a la viuda a casarse de nuevo, hecho que no fue demasiado bien acogido por Antón y su hermano Pedro. Así pues, decidieron independizarse y buscarse la vida cada uno por su lado. Antón fue a parar a Madrid, donde se ganó la vida como miliciano, y finalmente acabó trabajando como soldado profesional en Valencia. Y así habría seguido su vida, si no fuese por un "momento culebrón" que la cambiaría por completo y le convertiría... en uno de los padres de la medicina española.

El caso es que el hermano de Antón, Pedro, había acabado yendo a parar a Guadafortuna, pueblo de la provincia de Granada. Allí, una familia de bien se había propuesto casar a Pedro con una de sus hijas. Ante la negativa de Pedro, la reacción de la familia fue asesinarle. Una gente maja, maja. Como es lógico, Antón viaja a Granada para exigir justicia. La familia es apresada y el asesino, Pedro de Velasco, condenado a la horca. Sin embargo, la popularidad de la familia en el pueblo hace que los vecinos protesten contra una condena tan brusca. Antón Martín se niega a cambiar la pena, sediento de venganza (comprensiblemente).

Da la casualidad de que en esos momentos se encuentra en Granada el religioso Juan de Dios, buscando recursos para levantar un hospital y,  enterado del suceso, aborda a Antón para intentar convencerlo de las virtudes del perdón. Se forma una amistad entre los dos, y finalmente el asesino es perdonado. Antón se convierte en discípulo de Juan de Dios y, cuando éste muere en 1550, es él el elegido para continuar su obra. Volviendo a Madrid, presenta al rey Carlos I el proyecto de crear en la ciudad un hospital para enfermos de cirugía.

El hospital, conocido en Madrid como de Nuestra Señora del Amor de Dios o de Antón Martín, que además era convento de hospitalarios, se construyó en el año 1552, gracias a la cesión de dos extensos terrazgos propios de Hernando de Somontes y Catalina de Reinoso, su mujer.

El Hospital de Antón Martín en el plano de Texeira

El Hospital de Antón Martín en el plano de Texeira

El hospital, que con el tiempo absorbería al de San Lázaro y se converiría en el mayor de la villa, es considerado como uno de los primeros focos de ciencia médica en España. Fue fundado en un período muy necesario para la salud de los madrileños: en 1492, por el Edicto de Granada, se había expulsado a todos los judíos no convertidos de España. Desgraciadamente, la ciencia médica española se encontraba básicamente en manos de los judíos, que poseían una tradición médica mucho más extensa que la de los cristianos. La curación de la gente, de este modo, quedó en manos de charlatanes e impostores durante estos años.

El convento-hospital fue el primer centro dedicado a la dermatología y venerología (dado a la extensión de estas enfermedades en el centro de Madrid, en el que abundaba la prostitución y la suciedad). Además, se creó en su seno la  primera escuela de cirugía de Madrid. Esta escuela de cirugía se adelantó en 14 años a la creación de una cátedra sobre la materia en la universidad de Valladolid.

En 1656 se construye una pequeña iglesia adjunta al edificio, hoy reconstruida como iglesia parroquial de San Salvador y San Nicolás, y parte de las crujías en las que se sanaban a los enfermos. El conjunto es demolido a finales del siglo XIX, y sólo se salva el templo, el cual fue incendiado en 1936 y reconstruido tras la Guerra Civil.

¿Datos curiosos? Como primera medida la plaza tenía una de las puertas de la Cerca de Felipe II, la conocida como Puerta de Antón Martín. Ahora bien, teniendo en cuenta que la cerca fue construída sobre la misma época del hospital, cabe preguntarse qué nombre se le daba antes a la plaza, ¡o siquiera si existía! No he encontrado datos a ese respecto... Más datos curiosos: la plaza hoy en día no tiene numeración. Las casas y comercios situados en ella toman la numeración de la calle Atocha, siendo la plaza considerada sólo como un ensanche de la calle. Y otro más: en esta plaza fue dónde comenzó el famoso Motín de Esquilache.

Y finalmente la curiosidad por excelencia. El hospital fue derribado en 1899, y fue trasladado a la calle Doctor Esquerdo. Allí se mantuvo hasta los años sesenta, cuando volvió a derribarse el edificio, ya antiguo, para construir en su solar un hospital más moderno y equipado. De este modo, el nieto del hospital de Antón Martín es el que hoy conocemos como... ¡Gregorio Marañón!

Como plaza vale más bien poco...

Como plaza vale más bien poco...

En las categorías: , , , Sin Comentarios
9Nov/094

Bilbao

La Glorieta de Bilbao es un punto de cita de la capital. Situada en la confluencia de las calles Fuencarral y Malasaña, se convierte en parte fundamental de uno de los ejes nocturnos de Madrid. Y, además, están alojados en ella -o cerca de ella- algunos de los bares con más encanto e historia de la zona.

530375812_a4c4ddf656

¿De dónde proviene el nombre de Bilbao?

Buah, ¡ésta es muy fácil! Pues se llamó así a la Glorieta en honor a la ciudad.

Pero entonces mi musa me susurró: "Vale, muy bien. Pero, ¿por qué? ¿Por qué no Glorieta de Valencia? ¿O Glorieta de Vigo?" Así que tuve que dejar la vaguería a un lado y recurrir de nuevo a los libros.

La Glorieta de Bilbao era en el siglo XVII las afueras de Madrid. Como parte de la construcción de la Cerca de Felipe IV, se alojó en las proximidades de la Glorieta una de las puertas. Esta puerta, construída en 1625, se encontraba a la altura del Palacio de los Marqueses de Terranova, frente a la actual calle de Ruíz. Como ocurrió con muchas puertas de las cercas de Madrid, fue restaurada unos años más tarde, en 1767, y situada finalmente al final de la calle Fuencarral.

Ambas puertas fueron conocidas como la Puerta de los Pozos, o Puerta de los Pozos de la Nieve, haciendo alusión a unos pozos o cuevas que existían extramuros, en la zona en la que hoy está el barrio de Chamberí, en los que se almacenaba durante el invierno la nieve que se traía desde la Sierra de Guadarrama, para utilizarla como hielo en los meses de verano. En ocasiones también se guardaba en estos pozos la nieve que se recogía en los días de nevada. Días de nevada. En Madrid... (para ser justos, era la Pequeña Edad de Hielo, lo mismo nevaba más...).

Plano de Texeira, en 1656. Si hacéis click podéis ver una imagen ampliada, en la que se ve la Puerta de los Pozos de la Nieve, justo debajo del escudo

Plano de Texeira, en 1656. Si hacéis click podéis ver una imagen ampliada, en la que se ve la Puerta de los Pozos de la Nieve, justo debajo del escudo

Con el tiempo, la ciudad fue creciendo al otro lado de la cerca, y se fueron cerrando algunas de las puertas, así, la competencia y registros de la Puerta de Foncarral (en la salida Norte de la Plaza de Ruíz Jiménez, o San Bernardo), fue trasladada a la Puerta de los Pozos, cambiándose el nombre por el de Puerta de San Fernando.

El nombre sin embargo, no duró mucho, y en 1837 se la dió el nombre de Puerta de Bilbao. El porqué de este nuevo nombre, sin embargo, seguía difuso, hasta que pude encontrar la explicación que, en 1844, dio Ramón de Mesonero Romanos, un tipo que, hablando en plata, sabía un cojón de Madrid. La Puerta era una de las que quedaban mirando al Norte, y daba entrada a la carretera real de Francia (del que ya he hablado en la entrada de Cuatro Caminos). La carretera real de Francia salía de la capital hacia el norte, hasta llegar a Irún, ciudad situada en la Comunidad Autónoma Vasca justo al lado de la frontera con Francia, y que adquirió por su situación una gran relevancia en el tráfico de personas y mercancías por tierra hacia el resto de Europa, especialmente con la llegada del ferrocarril. Así, el verdadero misterio no es por qué la llamaron Puerta de Bilbao, sino por qué no la llamaron Puerta de Irún, y a ese respecto Mesoneros... ni pío.

Mi suposición es que a pesar de que Irún era extremadamente importante como puesto de frontera con el resto de Europa, Bilbao se encontraba a principios del siglo XIX en los comienzos de una increíble industrialización, que la llevarían a ser fuente de materias primas para la industria española. Mientras que el ferrocarril llegó a Bilbao en 1857, no llegó a Irún hasta 1864. En 1837, a pesar de que Irún era la "cabecera" de la carretera real, Bilbao seguía siendo una ciudad más grande y más relevante que ésta.

En 1868, fue derribada la puerta, al igual que el resto de la cerca, ya que ya no valía para nada. Finalmente, en el año 1875 la explanada en la que había estado situada se denominó Glorieta de Bilbao, en honor a la puerta que había estado allí tantos años.

El Dafé Comercial en la Glorieta de Bilbao hoy en día

El Café Comercial en la Glorieta de Bilbao hoy en día

Hablando de la historia de esta Glorieta hay que mencionar al Café Comercial, uno de los más antiguos de la capital, fundado el 21 de marzo de 1887. El café era un famoso lugar de tertulias literarias en el periodo de la posguerra y es considerado uno de los cafés de la Edad de Oro de Madrid. Entre otras peculiaridades, como era la de servir un café exquisito, se cuenta que fue uno de los primeros cafés de la capital en emplear camareras.

3Nov/0916

Cuatro Caminos

Cuatro Caminos es mi barrio adoptivo. En cierto modo, la historia de este barrio es similar a la de Delicias, ya que ambas zonas se crearon como arrabales donde vivía la clase trabajadora de Madrid. Aún quedan en el barrio muchos edificios de esa época: casas humildes de trabajadores humildes.

6a00e55009e06c883400e553c8e75b8834-320wi

¿De dónde proviene el nombre de Cuatro Caminos?

El nombre de Glorieta de Cuatro Caminos es todo un alarde de originalidad. Si lo piensas bien, todas las glorietas podrían llamarse de N Caminos, ya que... en fin, eso es lo que DEFINE a una glorieta, ¿no? Hoy en día, de hecho, deberíamos llamarla Seis Caminos.

En su origen, Cuatro Caminos era una encrucijada situada a las afueras de Madrid. El nombre de Cuatro Caminos surgió por iniciativa popular, su nombre "oficial", cuando lo tuvo, fue el de Glorieta de Ruíz Jiménez, nombre que todo dios ignoró. La Glorieta se dirigía en esos tiempos a los cuatro puntos cardinales por cuatro calles: la calle de Asturias, al Sur (posteriormente O'Donnell, y hoy en día Bravo Murillo); el Camino "malo" de Francia, al Norte; la Calle de los Artistas al Este (no existía Raimundo Fernández Villaverde, fue inaugurada en 1919 con el nombre Paseo de Ronda); y el Camino de Aceiteros al Oeste (aproximadamente por donde está la Avenida Reina Victoria hoy en día). También desembocaba en la encrucijada el Paseo de Santa Engracia desde el Sur (esto demuestra que en el siglo XIX la gente no sabía contar).

La formación del barrio alrededor de la encrucijada se produjo entre 1860 y 1900, a raíz de la revalorización de los terrenos por la llegada del nuevo sistema de abastecimiento de agua del Canal de Isabel II, cuyo Real Decreto, refrendado por Juan Bravo Murillo, presidente del Consejo de Ministros en esos momentos, se había dictado el 18 de junio de 1851. De la historia del Canal hablaré en otro momento, sólo añadiré aquí que la construcción del Canal fue el motor de la zona, al igual que la estación de las Delicias lo fue en el barrio de Delicias.

De la glorieta partían las diligencias que unían Madrid con la frontera francesa y algo más tarde los tranvías que llevaban al centro urbano y a los pueblos de la periferia. Era algo así como el intercambiador de transportes del siglo XIX. Por toda esta actividad, en torno a la Glorieta de Cuatro Caminos fueron surgiendo modestas viviendas de pequeños artesanos y hortelanos procedentes de la sierra. Hacia el año 1900, Cuatro Caminos dio un censo de un 78% de jornaleros y peones de la construcción en su población activa, la mayoría viviendo en casas de suburbio destartaladas sin servicios básicos.

Por supuesto, la mezcla de malas condiciones de vida y trabajos precarios siempre conduce a un malestar social que acaba explotando. La zona se convirtió en uno de los focos de protesta obrera más destacados de la ciudad, como demuestran las violentas protestas de agosto de 1917, con uno de sus puntos álgidos en la glorieta de Cuatro Caminos, y la concentración de votos republicanos en las elecciones municipales de 1931.

Cuatro Caminos en 1915, antes de la llegada del metro

Cuatro Caminos en 1915, antes de la llegada del metro

La apertura de la primera línea de metro en 1919, ampliada hasta Tetuán un decenio más tarde, impulsó aún más el desarrollo del Distrito. La calle de Bravo Murillo y calles adyacentes se convirtieron en importante zona comercial. Durante los setenta primeros años del siglo XX se fue formando nuevo tejido urbano, en general sin ninguna ordenación, con viviendas de carácter popular de dos o tres plantas, en muchos casos infraviviendas. No fue hasta la década de los años ochenta del siglo pasado cuando se emprendió un programa de rehabilitación integral del distrito, con rehabilitación de viviendas, renovación urbana y construcción de nuevas viviendas, quitándole al barrio el carácter popular y humilde que tuvo desde su origen y llenándolo de comercios e instalaciones modernas.

Cabe destacar dos curiosidades sobre Cuatro Caminos. La primera es que posee los andenes de metro más profundos, respecto al nivel de superficie, de todo Madrid. Los andenes de la línea 6 están a más de 50 metros por debajo del nivel de calle. Consejo: evitad coger la línea 6 en Cuatro Caminos o Guzmán el Bueno, excepto que vayáis con tiempo de sobra o queráis hacer ejercicio.

La segunda es la ajetreada historia de su fuente. Veréis en la segunda foto que hay una fuente en medio de la Glorieta. Se la conoce con el nombre de la fuente de Isabel II, porque se construyó con motivo de la inauguración del Canal en 1858 y fue la primera fuente con surtidor de Madrid. Originalmente estuvo en la Calle San Bernardo y más tarde se trasladó hasta la Puerta del Sol. La fuente era, sin embargo, demasiado grande para la Puerta del Sol, y el surtidor demasiado alto (podéis ver la fuente en algunas fotos antiguas de Sol), así que con la reforma de la Plaza, decidieron llevarla en 1913 a Cuatro Caminos. Después de la Guerra Civil, se llevó la fuente a la Casa de Campo, donde yace olvidada (y mal conservada) hoy en día (aunque Gallardón pretende restaurarla en su proyecto Madrid Río -o Río Madrid, o Madrid 2056, o como quiera el Gallardón llamar a su Crusade of the Month (TM)-). En 1969 se construyó el Scalextric por encima de la Glorieta, que no fue demolido hasta el 2004. Aunque los vecinos pidieron que volviese la fuente, no era ya posible, dado que el actual paso subterráneo podría colapsar bajo el peso del agua (Pánico en el Túnel, versión española: Sin Stalone, pero con una puta, un maricón, y Alfredo Landa).

Pfft, como si alguien fuese a ver la puta fuente con ese tráfico... ni siquiera había visto el parque de en medio de la Glorieta hasta esta foto, y vivo al lado

Pfft, como si alguien fuese a ver la puta fuente con ese tráfico... ni siquiera había visto el parque de en medio de la Glorieta hasta esta foto, y vivo al lado

En las categorías: , , , 16 Comentarios
14Oct/096

Atocha

La Estación de ferrocarril de Atocha es uno de los monumentos más emblemáticos de Madrid. Fue inaugurada el 9 de febrero de 1851 con el nombre de Estación del Mediodía (del Sur) o Embarcadero de Atocha, y era la primera estación de ferrocarril de Madrid. No fue sin embargo la primera monumental, eso le correspondió a Delicias, en 1880. La estación de Atocha tal y como la vemos hoy en día es de 1888, ya que un incendio destruyó la estructura de la estación primigenia. La nueva obra corrió a cuenta de Alberto de Palacio, un colaborador de Gustave Eiffel.

Estación_de_Metro_Atocha

¿De dónde proviene el nombre de Atocha?

De forma sencilla, el nombre de la parada de metro referencia a la estación. ¿Y la estación? La estación referencia a la Ronda de Atocha. ¿Y la ronda? La ronda referencia a la antigua Puerta de Atocha. ¿Y la Puerta? La Puerta referenciaba a un antiguo convento. ¿Y el convento? A la Virgen de Atocha. ¿Y la Virgen? Al... al esparto seco...

Vayamos por partes, yendo hacia atrás como los cangrejos borrachos. Y empezando por la Puerta, ya que estación, parada de metro y ronda comparten el nombre de una manera bastante simple, por pura proximidad.

La Puerta de Atocha era una de las entradas a Madrid en la zona suroriental. Era parte integrante de la cerca de Felipe IV, que se levantó en 1625. La última puerta que se edificó en el lugar, y que fue demolida finalmente en 1851 con las obras de remodelación que dieron lugar a la Estación, fue construida por Ventura Rodríguez en 1769, como parte de un programa de mejora de varias de las puertas de Madrid, en el que también se edificaron o mejoraron las puertas de Alcalá y Bilbao, estas dos últimas a cargo de Sabatini. La Puerta debía su nombre a estar situada en las inmediaciones de la antigua ermita de la Virgen de Atocha.

Grabado decimonónico de la Puerta de Atocha y la Fuente de la Alcachofa, ambas de Ventura Rodríguez (esto lo he copiado a sacopaco de la Wikipedia :P)

Grabado decimonónico de la Puerta de Atocha y la Fuente de la Alcachofa, ambas de Ventura Rodríguez (esto lo he copiado a sacopaco de la Wikipedia :P)

La ermita de la Virgen de Atocha se remonta al siglo VII. La ermita era un lugar de culto modesto y diminuto, y como tal nos han llegado pocas referencias suyas. No es hasta el siglo XVI que, ante el estado ruinoso de la ermita, fray Juan Hurtado de Mendoza, confesor de Carlos V, decide reformarla para convertirla en una gran iglesia. Con Felipe II la Virgen de Atocha se convierte en Patrona de Madrid y también de todos los Reinos. La Iglesia y convento de la Virgen de Atocha se convierten en un santuario importante para la Corte española, hasta llegar a la noche del 5 de diciembre de 1808, en que entraron las tropas francesas, expulsando a los religiosos y convirtiendo el edificio en cuartel, produciéndose robos y destrucciones de innumerables obras de arte. Por si fuera poco, en 1834, con la desamortización, fue reconvertido el convento en cuartel de Inválidos y la iglesia en parroquia castrense. Esta situación no se revierte hasta que el 12 de noviembre de 1863, el Papa Pío IX la convierte en Basílica Menor, siendo la primera de esta tipología en la ciudad de Madrid (hoy en día hay tres Basílicas en Madrid, la de la Virgen de Atocha una de ellas).

En 1888, la reina regente María Cristina, al ver el estado en que se encontraban los edificios mandó el derribo de los mismos y ordenó la construcción de otro complejo en donde se incluiría, adosado al templo, en el claustro, un Panteón de Hombres Ilustres. Estas obras no llegaron a completarse nunca, y no fue hasta 1923 que se crea una basílica en condiciones. De nuevo, sufrió un incendio en la Guerra Civil del que sólo se salvó la estatua de la Virgen. El edificio de la Basílica actual data del 1951.

800 años de historia borrados en un par de guerras estúpidas. Te hace desear ser un delfín.

Fecha de construcción: anteayer

Fecha de construcción: anteayer

Bueno, pero, ¿por qué se llama la Virgen "de Atocha"?

Pues resulta que de una leyenda de esas grotescas, que te dejan mal sabor de boca.

La leyenda cuenta una "hazaña" del caballero madrileño don Gracián Ramírez, hacia el año 720 (pleno inicio de la Reconquista). Un día, desapareció la imagen de la Virgen que veneraban en el lugar. Empezaron a buscarla hasta que la encontraron escondida entre la hierba "tocha" (esparto seco). Viendo esto como un signo, decidieron reedificar la ermita con mejores materiales. Los moros creyeron que estaban construyendo en su lugar un fuerte y quisieron acabar de una vez por todas con aquellos cristianos.

Al ver que tenía que luchar en inferioridad de condiciones, y temiendo por lo que los moros podrían hacer a su mujer e hijas, las decapitó y llevó sus cuerpos a la ermita (y, por lo que parece, PIDIERON a su padre y esposo que hiciese esto. WTF??). Reforzados por este sacrificio a la Virgen, lucharon con tal empeño que vencieron al enemigo. Al dedicar la victoria a la Virgen, se encontró a su mujer e hijas vivas por milagro de Nuestra Señora de Atocha. Supongo que en esa época no había trauma psicológico por haber sentido cómo te decapitaban. Y si lo había, milagretes por aquí, milagretes por allá, plis plas, ríase usted de los psicólogos actuales...

El caso es que tras este suceso, que en realidad sería algo mucho más mundano, la Virgen pasó a ser referida como la Virgen de la Tocha y, con el tiempo, Virgen de Atocha.

Pues lo que he dicho al principio, esparto seco :)

En las categorías: , , 6 Comentarios
5Oct/095

Gran Vía

Hay pocas cosas más madrileñas que la Gran Vía. Se le ha llamado el broadway madrileño, debido a la gran cantidad de cines y teatros dedicados a musicales que hay en el tramo entre Callao y Plaza de España. Asimismo, posee tiendas de moda que, junto con la calle de Serrano, la convierten en uno de los máximos referentes de esta industria en España (traducción: hay cuatrocientos Zaras).

¿De dónde proviene el nombre de Gran Vía?

No parece que el origen etimológico del nombre sea muy difícil, ¿no? Es una vía, y es grande. De ahí Gran Vía. Una vez aclarado esto, contemos lo que es interesante.

A finales del siglo XIX, Madrid era urbanísticamente un desastre. La Puerta del Sol había sido remodelada en 1857, pero todo el tráfico de la capital en dirección Este-Oeste tenía que pasar por el eje de la Calle Alcalá, saturándose constantemente (y un atasco antes era peor, porque los coches ahora no defecan). Hubo varias propuestas para crear una vía alternativa que uniese la Plaza de San Marcial (actual Plaza de España) con la calle Alcalá (a la altura de la Iglesia de San José). Una de las más destacadas fue la de Carlos Velasco el 3 de marzo de 1886, el Proyecto de prolongación de la calle Preciados, describiendo una gran avenida transversal este-oeste entre la calle de Alcalá y la plaza de San Marcial. Proponía una avenida de 25-30 metros de ancho, pavimentada en madera (!!) y con glorietas en las intersecciones con otras calles. Con este proyecto ya se hablaba de la Gran Vía, como demuestra la zarzuela del mismo nombre, a la que inspiró.

En 1899 los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Octavio Palacios presentaron su Proyecto de reforma de prolongación de la calle de Preciados y enlace de la plaza del Callao con la calle de Alcalá, que fue el que finalmente fue aceptado, en 1901. En él se proponía el derribo de barrios enteros de edificios antiguos a lo largo del trazado de la calle, que se estableció en tres tramos: la Avenida A (calle Eduardo Dato) desde San Marcial hasta Callao, el Bulevar (avenida de Pi y Margall) desde Callao hasta Montera y la Avenida B (calle del Conde de Peñalver) desde Montera hasta Alcalá. Estos nombres cambiaron a lo largo de los años. Durante la Segunda República tuvieron nombres como Avenida de la CNT, Avenida de Rusia y Avenida de la Unión Soviética. Durante la guerra se la llamaba la Avenida de los obuses, en referencia a los proyectiles que el ejército franquista lanzaba sobre los pisos superiores del edificio de la Telefónica, que era usado como observatorio militar. Y durante la dictadura todo el tramo se conoció como la Avenida de José Antonio (Primo de Rivera). No fue hasta 1981 cuando Enrique Tierno Galván (tal vez el mejor alcalde de Madrid, tras Carlos III, claro) unificó la calle con el nombre que debía haber tenido desde 1909, la Gran Vía.

Las obras duraron desde 1909 hasta 1929. Obras eternas, muy a la madrileña. Pero el resultado fue impresionante: una vía principal de la ciudad, construida al estilo europeo, y flanqueada por algunos de los edificios más monumentales e impresionantes de la capital, como el Edificio Metrópolis, el Edificio Telefónica, el Palacio de la Prensa o el Edificio Carrión, cuyo anuncio de neón de la marca Schweppes  es uno de los símbolos de la Gran Vía y de la ciudad.

La parada de metro que hoy en día podemos ver es además una de las más antiguas de Madrid. Se inauguró en 1919, con el nombre de Red de San Luis, que es el nombre de la plazoleta que hay en la unión entre Montera y Gran Vía. Se instaló un templete de granito con una marquesina de hierro y cristal para resguardar el ascensor de acceso, obra de Antonio Palacios, que estuvo allí hasta 1972 y se convirtió, junto con el de Sol, en todo un símbolo del metro madrileño. La estación cambió de nombre a Gran Vía al año siguiente, y durante la dictadura fue la parada de José Antonio, pero en 1984 volvió a cambiar su nombre al de Gran Vía.

El ascensor era de acceso gratuito desde la calle. Sin embargo, había que pagar 5 céntimos (de peseta) para subir desde los andenes.

El ascensor era de acceso gratuito desde la calle. Sin embargo, había que pagar 5 céntimos (de peseta) para subir desde los andenes.

La conclusión obvia de esta entrada de hoy es que da igual las estupideces que hagan los políticos: la gente siempre va a llamar a las calles como les dé la gana.

1Oct/097

Sol

Cuando pregunté a mi musa por qué parada de Metro comenzar Próxima Estación, no tardó ni un segundo en responder: "Sol, por supuesto".

La Puerta del Sol es uno de los lugares más emblemáticos de la capital: El Kilómetro Cero, el reloj de la Casa de Correos, el oso y el Madroño, la estatua de Carlos III (¡el mejor alcalde, el Rey!) y, para gran frustración de algunos, el gusanito de cristal. La imagen que a muchos se les viene a la cabeza inmediatamente al hablar de Madrid es la de la Puerta del Sol, con todo su encanto castizo y su ambiente cosmopolita.

¿De dónde proviene el nombre de Puerta del Sol?

Durante gran parte de su historia, Madrid ha sido una ciudad amurallada. La primera muralla fue la que rodeaba el recinto musulmán de Muhamed ben Abd al-Rahman, construida en el siglo IX, y de la cual podemos ver algunos cachitos alrededor del Palacio Real y la Almudena. La segunda muralla, la conocida como Muralla Cristiana de Madrid, fue edificada entre los siglos XI y XII, cuando la ciudad ya había pasado al Reino de Castilla. De esta muralla también quedan hoy en día algunos escasos fragmentos.

El origen de la Puerta del Sol está en la tercera muralla de Madrid. Muralla que... no era gran cosa. Se trataba más bien de una modesta cerca, y así fue llamada: la Cerca de los Arrabales.

A lo largo del siglo XIII, la ciudad empezó a "desbordar", creándose arrabales fuera de las murallas. Estos arrabales, parcialmente urbanizados, eran difíciles de controlar, tanto en el sentido económico como sanitario. La creciente importancia política de Madrid con la dinastía de los Trastámara hizo que construir una cerca para rodear a todos estos edificios que se encontraban fuera de la Villa fuese totalmente necesario. La cerca se construyó en la primera mitad del siglo XV. Aunque no están claros los años exactos de su construcción, se sabe que en el año 1438, en el que se produjo una epidemia de peste bastante mortífera, la cerca ya estaba en funcionamiento como medida defensiva sanitaria (véase, si el guarda te ve toser, no entras ni pa Dios).

La Cerca de los Arrabales comprendía el área desde el Palacio Real por el Oeste, hasta Santo Domingo por el Norte y La Latina por el Sur. El extremo oriental de la cerca era la Puerta de la que hablamos en esta entrada: La Puerta del Sol.

La primera referencia a la Puerta del Sol por su nombre aparece en 1478. La Puerta se abría al camino a Alcalá y Guadalajara, un importante eje comercial (concretamente, se abría a un estercolero que había al otro lado de la cerca... la gente en esa época se distinguía por ser bastante guarra). Se piensa que su nombre surgió debido a ser la puerta más oriental de Madrid. Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, una revuelta popular en 1520-22, un sol fue pintado en lo alto de la puerta, pero al parecer no fue lo que le dio el origen al nombre, ya que llevaba usándose desde al menos 42 años antes.

Aunque la Puerta fue reconstruida en el siglo XVI (ampliándola hasta cubrir todo el ancho de la calle y reforzándola con ladrillo), como motivo de la entrada de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso en la capital, fue derribada por completo antes de empezar el siglo XVII.

Posteriormente, el resto de la cerca fue siendo eliminada en las interminables reformas urbanísticas de la capital. De la Cerca de los Arrabales no queda nada. ¡Excepto el nombre de nuestra querida Puerta del Sol!