Próxima Estación
23Nov/099

Esperanza

¡Ah! ¡Próxima estación: Esperanza! ¡Qué bonito!

No, no es bonito en absoluto. No es bonito cuando ya se les ha ocurrido a millón y medio de viajeros de metro anteriores. No es bonito cuando es imposible encontrar información sobre la estación porque todo dios y su abuela han abierto un post en su blog que no tiene nada que ver con la estación, pero utilizan la frase para filosofar sobre la vida.

Una vez liberado tanto resquemor...

Esperanza2

¿Por qué hostias se llama Esperanza?

Lo más curioso de esta entrada es que este es uno de esos sitios de Madrid que toman un nombre bastante "chulo" sin que haya mucho de interés detrás. La estación de Esperanza se sitúa en la Colonia de la Virgen de la Esperanza, un desarrollo urbanístico en el barrio de Canillas, distrito Hortaleza.

La Colonia de la Virgen de la Esperanza tiene sus orígenes a principios de los años 70, cuando se empezó la construcción de 3.300 viviendas, engranadas en tres calles (Andorra, Calanda y Alcorisa), con abundantes zonas verdes entre ellas. Rápidamente empezó la ocupación de estas viviendas, así como la aparición de servicios básicos para atender a los vecinos. Uno de estos servicios fue una parroquia, conocida como Virgen de la Esperanza, situada en la confluencia de las tres calles, que dio su nombre a la colonia. La parroquia hoy en día se denomina Parroquia Virgen de la Nueva.

Esto ya es suposición pura y dura, pero tal vez la parroquia se creó con ese nombre en honor a la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza en Calanda, Teruel, localidad con el mismo nombre que la calle donde se sitúa la parroquia.

La Parroquia que dio su nombre (original) a la colonia y a la estación

La Parroquia que dio su nombre (original) a la colonia y a la estación

En cuanto a la Virgen de la Esperanza, lleva adorándose en España al menos desde el décimo Concilio de Toledo (en el año... ¡656!). Con esta festividad los obispos querían resaltar la fiesta de la Anunciación (25 de marzo), que por caer muchos años en plena cuaresma, no permitía celebrar con el debido esplendor el misterio de la Encarnación de Verbo y el estado de buena esperanza de María. Es por esto que la Virgen de la Esperanza es la patrona de las mujeres embarazadas, estado que se conocía en la antigüedad como de "buena espera" o "buena esperanza".

La estación se abrió al público el 5 de mayo de 1979 siendo hasta abril de 1998 cabecera de la línea 4.

Como dato curioso, ya que no hay mucha historia de la que hablar en un barrio mayormente residencial que se creó a finales del siglo pasado, hablaré de cosas con algo de morbo, como es la violación de derechos de autor. Aparentemente, el cantante Manu Chao publicó en 2000 un disco que se llamaba precisamente "Próxima Estación: Esperanza". Obviamente no sabía que la graciola ya se le había ocurrido antes a millones de personas, pero la cosa fue a peor: intercalada en algunas canciones, aparece la locución de metro que informa a los pasajeros "Próxima Estación: Esperanza". Mr. Manu se encontró con la sorpresa de que esa locución tenía unos dueños, María Jesús Álvarez y Javier Dotú, y que no le había pedido permiso para usarla.

Cinco años después, la justicia dio la razón a los dos locutores. Para los que de vez en cuando se quejan de que el metro de Madrid no vuela... fijaos en cómo vuela la justicia.

Esperanza3

En las categorías: , 9 Comentarios
10Nov/092

Prosperidad

Prosperidad es un barrio de Madrid, perteneciente al distrito de Chamartín, en la zona Noreste de la ciudad. Se encuentra situado entre la calle del Príncipe de Vergara y la M-30,  y posee una de las calles más largas de la ciudad, muy reconocida por su gran actividad comercial, la calle de López de Hoyos.

Prosperidad

¿De dónde proviene el nombre de Prosperidad?

La zona ocupada hoy en día por el barrio no poseía núcleos urbanos a finales del siglo XIX, encontrándose a las afueras de Madrid. El pueblo más cercano era Chamartín de la Rosa. Como ya he comentado en alguna otra entrada de este blog, los finales del siglo XIX y principios del XX fueron especialmente fecundos para los proyectos urbanísticos experimentales, como la Ciudad Lineal de Arturo Soria y la Colonia del Metropolitano de la Compañía Urbanizadora Metropolitana, y el terreno al sur de Chamartín era terreno rural (propiedad todo él de Próspero Soynard, conde de Polentinos) esperando que alguno de estos arquitectos soñadores hiciese en él alguno de sus bizarros inventos.

El arquitecto en cuestión fue Luis Larrainza a principios del siglo XX, siguiendo el esquema de Ciudad Jardín que había desarrollado el arquitecto inglés Ebenezer Howard. La Ciudad Jardín intentaba sintetizar todas las propuestas de los socialistas utópicos. Se trataba de una ciudad sin un verdadero centro urbano, de casas pequeñas y unifamiliares, que integraba abundantes zonas verdes. Estaba pensada mayoritariamente para la clase obrera, para hacerles sentirse propietarios y que viviesen en un entorno saludable. Al contrario que el concepto actual de Ciudad Dormitorio, la Ciudad Jardín debía ser integral, es decir, poseer todos los servicios básicos.

La Ciudad Jardín de Larrainza se construyó al Norte de la calle López de Hoyos, acelerando la formación de arrabales alrededor de dicha calle a partir de las pocas casas desperdigadas que ya se encontraban allí (en 1888 el barrio reunía 166 edificios).

Mapa de situación de las primeras edificaciones en López de Hoyos
Mapa de situación de las primeras edificaciones en López de Hoyos

El problema es que Ciudad Jardín era un entorno hermoso y decentemente urbanizado, sí, pero estaba rodeado de arrabales inmundos.

El grupo de casas alrededor de López de Hoyos creció, convirtiéndose en barriadas de chabolas y corralas insalubres. Con el tiempo, la gente empezó a referirse a la Ciudad Jardín con el nombre de La Prosperidad, debido a la fama de los arrabales de chabolas y pobreza que la rodeaban (también por el nombre del antiguo dueño de las tierras, el ya mencionado Próspero Soynard). Lo que era el sueño de la ciudad socialista ideal ideada por Ebenezer, acaba siendo finalmente un núcleo de belleza fuera de lo que es la ciudad de Madrid en sí y rodeada de núcleos de pobreza y analfabetismo.

Pasados más años, el nombre de Prosperidad acaba traspasándose a todo el barrio, incluyendo a lo que siguen siendo chabolas. Durante el reinado de Alfonso XIII el barrio adquiere tal mala fama que llega a ser nombrado como barrio de mala muerte y prostitución en las obras del gran humorista y escritor Enrique Jardiel Poncela (probablemente uno de los españoles con más gracia de toda la historia).

No es hasta la dictadura de Primo de Rivera que el barrio es reformado, demoliéndose muchas de las chabolas antiguas y edificándose nuevas casas e industrias.

3549147605_72f3a78e33

Hoy en día, no se puede decir que el barrio sea de los más bonitos de Madrid, ni de los más ricos. Sus viviendas son en algunos casos antiguas y gastadas, como se puede apreciar en esa foto aérea que he robado tomado prestada de Flickr.

¡Pero al menos ya no es un barrio de chabolas!

En las categorías: , 2 Comentarios
9Nov/094

Bilbao

La Glorieta de Bilbao es un punto de cita de la capital. Situada en la confluencia de las calles Fuencarral y Malasaña, se convierte en parte fundamental de uno de los ejes nocturnos de Madrid. Y, además, están alojados en ella -o cerca de ella- algunos de los bares con más encanto e historia de la zona.

530375812_a4c4ddf656

¿De dónde proviene el nombre de Bilbao?

Buah, ¡ésta es muy fácil! Pues se llamó así a la Glorieta en honor a la ciudad.

Pero entonces mi musa me susurró: "Vale, muy bien. Pero, ¿por qué? ¿Por qué no Glorieta de Valencia? ¿O Glorieta de Vigo?" Así que tuve que dejar la vaguería a un lado y recurrir de nuevo a los libros.

La Glorieta de Bilbao era en el siglo XVII las afueras de Madrid. Como parte de la construcción de la Cerca de Felipe IV, se alojó en las proximidades de la Glorieta una de las puertas. Esta puerta, construída en 1625, se encontraba a la altura del Palacio de los Marqueses de Terranova, frente a la actual calle de Ruíz. Como ocurrió con muchas puertas de las cercas de Madrid, fue restaurada unos años más tarde, en 1767, y situada finalmente al final de la calle Fuencarral.

Ambas puertas fueron conocidas como la Puerta de los Pozos, o Puerta de los Pozos de la Nieve, haciendo alusión a unos pozos o cuevas que existían extramuros, en la zona en la que hoy está el barrio de Chamberí, en los que se almacenaba durante el invierno la nieve que se traía desde la Sierra de Guadarrama, para utilizarla como hielo en los meses de verano. En ocasiones también se guardaba en estos pozos la nieve que se recogía en los días de nevada. Días de nevada. En Madrid... (para ser justos, era la Pequeña Edad de Hielo, lo mismo nevaba más...).

Plano de Texeira, en 1656. Si hacéis click podéis ver una imagen ampliada, en la que se ve la Puerta de los Pozos de la Nieve, justo debajo del escudo

Plano de Texeira, en 1656. Si hacéis click podéis ver una imagen ampliada, en la que se ve la Puerta de los Pozos de la Nieve, justo debajo del escudo

Con el tiempo, la ciudad fue creciendo al otro lado de la cerca, y se fueron cerrando algunas de las puertas, así, la competencia y registros de la Puerta de Foncarral (en la salida Norte de la Plaza de Ruíz Jiménez, o San Bernardo), fue trasladada a la Puerta de los Pozos, cambiándose el nombre por el de Puerta de San Fernando.

El nombre sin embargo, no duró mucho, y en 1837 se la dió el nombre de Puerta de Bilbao. El porqué de este nuevo nombre, sin embargo, seguía difuso, hasta que pude encontrar la explicación que, en 1844, dio Ramón de Mesonero Romanos, un tipo que, hablando en plata, sabía un cojón de Madrid. La Puerta era una de las que quedaban mirando al Norte, y daba entrada a la carretera real de Francia (del que ya he hablado en la entrada de Cuatro Caminos). La carretera real de Francia salía de la capital hacia el norte, hasta llegar a Irún, ciudad situada en la Comunidad Autónoma Vasca justo al lado de la frontera con Francia, y que adquirió por su situación una gran relevancia en el tráfico de personas y mercancías por tierra hacia el resto de Europa, especialmente con la llegada del ferrocarril. Así, el verdadero misterio no es por qué la llamaron Puerta de Bilbao, sino por qué no la llamaron Puerta de Irún, y a ese respecto Mesoneros... ni pío.

Mi suposición es que a pesar de que Irún era extremadamente importante como puesto de frontera con el resto de Europa, Bilbao se encontraba a principios del siglo XIX en los comienzos de una increíble industrialización, que la llevarían a ser fuente de materias primas para la industria española. Mientras que el ferrocarril llegó a Bilbao en 1857, no llegó a Irún hasta 1864. En 1837, a pesar de que Irún era la "cabecera" de la carretera real, Bilbao seguía siendo una ciudad más grande y más relevante que ésta.

En 1868, fue derribada la puerta, al igual que el resto de la cerca, ya que ya no valía para nada. Finalmente, en el año 1875 la explanada en la que había estado situada se denominó Glorieta de Bilbao, en honor a la puerta que había estado allí tantos años.

El Dafé Comercial en la Glorieta de Bilbao hoy en día

El Café Comercial en la Glorieta de Bilbao hoy en día

Hablando de la historia de esta Glorieta hay que mencionar al Café Comercial, uno de los más antiguos de la capital, fundado el 21 de marzo de 1887. El café era un famoso lugar de tertulias literarias en el periodo de la posguerra y es considerado uno de los cafés de la Edad de Oro de Madrid. Entre otras peculiaridades, como era la de servir un café exquisito, se cuenta que fue uno de los primeros cafés de la capital en emplear camareras.