Próxima Estación
29Nov/090

Moncloa

Moncloa es una estación de metro, así como una estación de autobuses regionales que se dirigen a los pueblos y localidades de la periferia, formando un gigantesco intercambiador de transportes. Es el lugar de encuentro de Universitarios y estudiantes al encontrarse cerca de la Ciudad Universitaria y de una de las zonas más importantes para salir por la noche en Madrid (aunque mucho menos que hace unos años): Los Bajos (de Argüelles o de Moncloa, según a quién preguntes...). A la salida de la estación se encuentran varios monumentos madrileños: el edificio del Ejército del Aire, el Arco de la Victoria y el Faro de Moncloa.

Moncloa

¿De dónde proviene el nombre de Moncloa?

La historia de la Moncloa es también de culebrón, pero de estos áridos en los que jamás pegan un tiro a J.R., y los personajes lo único que hacen es venderse tierras unos a otros.

Al Norte del Palacio Real, pasado el Real Sitio de la Florida (donde hoy está el Templo de Debod, más o menos), se encontraba una huerta llamada Fuente el Sol, propiedad del Cardenal Gaspar de Quiroga y Vela, arzobispo de Toledo. A su muerte, donó la huerta al rey Felipe II, pasando a ser propiedad de la corona.

En 1613, el Rey Felipe III tuvo que vender la huerta, entre otras propiedades, para pagar las deudas que había contraído su padre (no olvidemos que durante Felipe II España estaba en guerra día y noche, y se entró en quiebra económica tres veces durante su reinado). Los terrenos fueron vendidos a varios capitanes, que al final fueron a vender su parte a la condesa de Valencia, Juana Manrique de Lara. A la muerte de la condesa, la huerta fue heredada por su hija, María de Rojas Manrique de Lara (en serio, hasta los nombres son de culebrón), casada con Antonio Portocarrero Enríquez de la Cabrera. El buen Antonio ostentaba el título de conde de la Monclova, señorío de Sevilla conocido hoy en día como Fuentes de Andalucía.

De este modo, la huerta Fuente el Sol se convirtió en la Huerta de Monclova, que posteriormente degeneró en Moncloa (en 1792 figura por primera vez como Moncloa). En 1660, fue adquirida por Gaspar de Haro y Guzmán, marqués del Carpio y de Eliche, y unida a los terrenos de la huerta de Sora (donde actualmente está el Palacio de la Moncloa, cuya primera encarnación la construyó él). El terreno fue cambiando de manos a lo largo de los años, hasta que, en 1802, Carlos IV adquirió el palacete y la huerta para añadirlos a el Real Sitio de la Florida que, a partir de entonces, fue conocido como el Real Sitio de la Moncloa.

Isabel II cedió al Estado en 1832 toda la propiedad de la Moncloa, que pasó a depender del Ministerio de Fomento. Sin embargo durante la guerra civil el edificio fue destruido, siendo reconstruido por Diego Méndez en 1955 siguiendo el modelo de la Casita del Labrador, de Aranjuez. Este palacio es el que podemos ver en la actualidad. En 1977 se trasladó aquí la Presidencia del Gobierno y se destinó además a residencia del Presidente del Gobierno.

moncloa2

Aparte de los edificios famosos que hay hoy en día, cabe destacar otro de gran relevancia histórica: la Cárcel Modelo de Madrid, construida en 1877 en el solar que hoy en día ocupa el edificio del Ejército del Aire.

La cárcel seguía el modelo panóptico de Jeremy Bentham, que permite a un vigilante observar a todos los prisioneros sin que éstos puedan saber si están siendo observados o no, con una rotonda o cuerpo central poligonal destinado al cuerpo de vigilancia de la penitenciaría, y radial, mediante galerías de forma estrellada que convergen en el espacio central. La Modelo poseía 5 de estos brazos radiales, de 4 plantas cada uno, con una capacidad total de 1200 celdas.

La Modelo fue considerada una revolución de las condiciones penales en Madrid. Hasta la guerra civil. Entonces fue considerada como el sitio donde se pegaba tiros a los presos molestos para que no estorbasen en la actividad mucho más importante de pegar tiros a otros fuera...

carcel-modelo-de-madrid_1905_small

19Nov/091

Noviciado

Noviciado es una parada de la línea 2 de metro que tiene dos peculiaridades: la primera es que las escaleras de acceso, mostradas en la imagen, son de las más estrechas de toda la red. La segunda es que si te crees que puedes coger la línea 2 desde Plaza de España, como anuncian los carteles, estás jodido: te espera un trasbordo eterno en el que tendrás que bajar y subir más escaleras que en la Giralda.

Noviciado

¿De dónde proviene el nombre de Noviciado?

El nombre de la parada de metro, y de la calle, proviene del Noviciado o Casa de Probación de la Compañía de Jesús, que fue uno de los más importantes centros jesuitas en Madrid. El edificio fue fundado en el año 1602 por Ana Félix de Guzmán, marquesa de Camarena e hija de don Pedro de Guzmán, primer Conde de Olivares, con el nombre de Casa de San Ignacio (de Loyola, fundador de la orden en 1534). Ocupaba una manzana completa en la calle San Bernardo, delimitada por dicha calle, y las hoy llamadas Noviciado, Reyes y Amaniel, con una amplia huerta en su interior. La iglesia del conjunto, con planta era de cruz latina, crucero y una gran cúpula, estaba dedicada a San Ignacio confesor, ya que Ignacio de Loyola aún no había sido canonizado. Y, como el nombre indica, el edificio era la residencia de los novicios de la orden.

Los jesuitas, sin embargo, presentaban un "pequeño problema" a las monarquías europeas. La congregación se destacaba por profesar los tres votos normales de la vida religiosa (obediencia, pobreza y castidad) y, aparte, un cuarto voto de obediencia al Papa. Unido a esto, era una congregación bastante intelectual. En resumen, no era fácil utilizarles como peones y mangonearles.

Obviamente, los monarcas hicieron lo que mejor se le daba hacer a un monarca: lo que les salió de los huevos. Los jesuitas fueron expulsados de muchas monarquías europeas, entre ellas la española a través de la Pragmática Sanción de 1767 dictada por Carlos III el 2 de abril de 1767. Los edificios de los jesuitas quedaban así libres para ser otorgados a otras congregaciones o a particulares.

Hacer click en la imagen para un poco más de información

Hacer click en la imagen para un poco más de información. Es como hoy en día, pero sin la roña y con una iglesia adobada...

Tras la expulsión de los jesuitas, el edificio pasa a albergar a la comunidad de Padres del Salvador, que lo modernizan ligeramente para ajustarlo a sus necesidades. Esta congregación se mantuvo allí hasta el año 1836, en el que, con la desamortización de Mendizábal, pasó a ser de propiedad estatal.

¿Qué hacer entonces con ese edificio inmenso?

Siete años más tarde, las autoridades estaban intentando desesperadamente encontrar un edificio permanente para la recién trasladada Universidad de Alcalá (la Universidad Central, más tarde Complutense). La Universidad había pasado ya por el edificio del Seminario de Nobles (1836-37) y el convento de las Salesas Nuevas (1837-44), ambos provisionales. De este modo, la Universidad Central se instala en el antiguo Noviciado. Pocos años después, el deficiente estado del edificio aconseja su demolición y posterior reconstrucción, inaugurándose de nuevo en 1855, como sede del Rectorado y de las Facultades de Filosofía, Teología y Derecho. Únicamente se respeta la estructura de la iglesia, convirtiéndola en el Paraninfo de la Universidad. La Universidad se mantuvo allí hasta el año 1927, en el que empezó a construirse la Ciudad Universitaria.

En la actualidad, alberga al Instituto de España, el organismo que reúne a las Reales Academias de nuestro país.

Hacer click para más información

El Coliseo del Noviciado. Hacer click para más información

Entre los datos curiosos cabe destacar la existencia de una de las primeras salas de proyección (de cine mudo) de Madrid, el Coliseo del Noviciado. La sala fue construida a principios del siglo XX, provista de una pantalla de 30 metros, con escenario, lámparas ornamentales y un aforo para 600 personas. Era algo así como el Kinépolis de principios del siglo pasado, aunque desconozco si habría que pagar órganos internos para poder ver una película.

Dada la cercanía a la Universidad Central, entre su clientela se encontraban muchos estudiantes que pasaban su tiempo libre viendo las más conocidas películas mudas de la época. Dado que a la Universidad iban más bien pocas mujeres, debo deducir que el cine en esa época era muchísimo más aburrido.

El Coliseo se mantuvo una década, hasta que fue destruido por un incendio en 1912. En 1915 se abrió en su lugar el teatro Álvarez Quintero, convertido luego en sala de cine y, hoy en día, pisos dedicados a la especulación inmobiliaria -.-

23Oct/092

Delicias

Hemos hablado ya de Atocha, Chamartín, y Príncipe Pío, tres de las cuatro estaciones de tren importantes en la historia de Madrid. Falta por lo tanto hablar de la cuarta, que no es otra que la Estación de las Delicias.

Aunque hoy en día la Estación de las Delicias ya no es una estación de tren, sino el Museo del Ferrocarril. Por cierto, mañana es día de puertas abiertas :)

Localizacion1-FachadayMetroDelicias

¿De dónde proviene el nombre de Delicias?

Hasta la segunda mitad del siglo XVIII, el barrio que hoy conocemos como Delicias estaba en su mayor parte sin urbanizar, estando formado por pequeños núcleos rurales, granjas y huertas. Durante el reinado de Fernando VI se construyeron dos paseos flanqueados por dobles hileras de árboles, muy al estilo francés favorecido por el monarca y los nobles de la época, que conducían a la ribera del río Manzanares, a su paso al Sur de la Villa. Los dos paseos correspondían aproximadamente a los actuales Paseo de las Delicias y Santa María de la Cabeza y estaban construidos sobre taludes de tierra apisonada más altos que el terreno circundante, lo que en el futuro traerá problemas cuando se empiece a urbanizar la zona.

Estos dos paseos ya eran conocidos cuando se construyeron como "de las Delicias", ya que conducían a uno de los lugares de esparcimiento de la nobleza madrileña, el espacio comprendido junto al canal del Manzanares, que transcurría paralelo al río y que era conocido como las Delicias del río. Si tenemos en cuenta el aspecto que tenían algunos otros merenderos del Manzanares... sí, debía ser TODA una delicia...

El barrio empezó a surgir realmente como tal a mediados del siglo XIX, vinculado a la actividad generada por la primera estación de ferrocarril de la capital, Atocha, inaugurada en 1851 como Embarcadero de Atocha, y posteriormente, aunque en menor medida, a la de Delicias, inaugurada en 1880, la primera estación monumental de la capital. Teniendo en cuenta que Atocha se reformó como monumental en 1888 y la Estación del Norte se amplió en 1882, podemos decir que los "años 80" de hace dos siglos fueron brutales para las estaciones monumentales (en comparación, los 80 del siglo pasado fueron brutales para el horterismo).

La Estacion de las Delicias recién construida, y en medio del campo, ¡claro!

La Estacion de las Delicias recién construida, y en medio del campo, ¡claro!

Debido a la cercanía de las dos estaciones, el barrio de Delicias se convirtió en un barrio en el cual convivían industrias pesadas (que se beneficiaban del tráfico de mercancías y carbón), casas y chabolas de los trabajadores ferroviarios y los obreros de las industrias, fragmentos de tierras rurales aguantando la modernización y una floreciente industria hostelera que pretendía aprovecharse del tráfico de pasajeros que, obviamente, necesitaba algún lugar donde dormir.

Teniendo en cuenta que la urbanización definitiva del barrio, planeada en 1860 con la aprobación del Plan de Ensanche de Madrid de Carlos María de Castro, se retrasó durante décadas, este debía ser uno de los barrios más caóticos de Madrid en esa época. Pero, para aquéllos a los que nos fascinan los ferrocarriles, no debía estar desprovisto de encanto.

Acabada la Guerra Civil, se prohíbe la creación de nuevas industrias en la zona, y éstas van desapareciendo con el paso de los años. La construcción de Chamartín en el año 1969 y por lo tanto el establecimiento de un enlace Chamartín-Atocha hace menos necesario tener dos estaciones tan grandes y tan próximas, de modo que a finales de los años sesenta se cierra la estación de Delicias al tráfico ferroviario. Esto causa la desaparición de los establecimientos hoteleros de su entorno y poco a poco lo van haciendo también las industrias aledañas a Méndez Álvaro. Este proceso se acelera a partir de los años ochenta. Desde entonces, el barrio empezieza a perder definitivamente su carácter industrial al trasladarse muchas fábricas a la periferia.

Tras unos trámites en los que su existencia estuvo en peligro, RENFE solicitó que se incoara expediente para que la estación fuese declarada Monumento Histórico Nacional y cobijara sus fondos ferroviarios. Así, el 19 de diciembre de 1984 se inauguró el Museo del Ferrocarril en el edificio.

Delicias

1Oct/097

Sol

Cuando pregunté a mi musa por qué parada de Metro comenzar Próxima Estación, no tardó ni un segundo en responder: "Sol, por supuesto".

La Puerta del Sol es uno de los lugares más emblemáticos de la capital: El Kilómetro Cero, el reloj de la Casa de Correos, el oso y el Madroño, la estatua de Carlos III (¡el mejor alcalde, el Rey!) y, para gran frustración de algunos, el gusanito de cristal. La imagen que a muchos se les viene a la cabeza inmediatamente al hablar de Madrid es la de la Puerta del Sol, con todo su encanto castizo y su ambiente cosmopolita.

¿De dónde proviene el nombre de Puerta del Sol?

Durante gran parte de su historia, Madrid ha sido una ciudad amurallada. La primera muralla fue la que rodeaba el recinto musulmán de Muhamed ben Abd al-Rahman, construida en el siglo IX, y de la cual podemos ver algunos cachitos alrededor del Palacio Real y la Almudena. La segunda muralla, la conocida como Muralla Cristiana de Madrid, fue edificada entre los siglos XI y XII, cuando la ciudad ya había pasado al Reino de Castilla. De esta muralla también quedan hoy en día algunos escasos fragmentos.

El origen de la Puerta del Sol está en la tercera muralla de Madrid. Muralla que... no era gran cosa. Se trataba más bien de una modesta cerca, y así fue llamada: la Cerca de los Arrabales.

A lo largo del siglo XIII, la ciudad empezó a "desbordar", creándose arrabales fuera de las murallas. Estos arrabales, parcialmente urbanizados, eran difíciles de controlar, tanto en el sentido económico como sanitario. La creciente importancia política de Madrid con la dinastía de los Trastámara hizo que construir una cerca para rodear a todos estos edificios que se encontraban fuera de la Villa fuese totalmente necesario. La cerca se construyó en la primera mitad del siglo XV. Aunque no están claros los años exactos de su construcción, se sabe que en el año 1438, en el que se produjo una epidemia de peste bastante mortífera, la cerca ya estaba en funcionamiento como medida defensiva sanitaria (véase, si el guarda te ve toser, no entras ni pa Dios).

La Cerca de los Arrabales comprendía el área desde el Palacio Real por el Oeste, hasta Santo Domingo por el Norte y La Latina por el Sur. El extremo oriental de la cerca era la Puerta de la que hablamos en esta entrada: La Puerta del Sol.

La primera referencia a la Puerta del Sol por su nombre aparece en 1478. La Puerta se abría al camino a Alcalá y Guadalajara, un importante eje comercial (concretamente, se abría a un estercolero que había al otro lado de la cerca... la gente en esa época se distinguía por ser bastante guarra). Se piensa que su nombre surgió debido a ser la puerta más oriental de Madrid. Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, una revuelta popular en 1520-22, un sol fue pintado en lo alto de la puerta, pero al parecer no fue lo que le dio el origen al nombre, ya que llevaba usándose desde al menos 42 años antes.

Aunque la Puerta fue reconstruida en el siglo XVI (ampliándola hasta cubrir todo el ancho de la calle y reforzándola con ladrillo), como motivo de la entrada de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso en la capital, fue derribada por completo antes de empezar el siglo XVII.

Posteriormente, el resto de la cerca fue siendo eliminada en las interminables reformas urbanísticas de la capital. De la Cerca de los Arrabales no queda nada. ¡Excepto el nombre de nuestra querida Puerta del Sol!