Próxima Estación
28Oct/094

Canillejas

Canillejas es un barrio (antiguamente municipio) perteneciente al distrito de San Blas. Se encuentra al final de la Calle Alcalá, en el punto en el que se une con la A-2, y entre sus atracciones turísticas cuenta con el Estadio Olímpico de la Comunidad, en el que se celebrarán las Olimpiadas Madrid 2092.

¿De dónde proviene el nombre de Canillejas?

La zona ha estado poblada desde la Prehistoria, como demuestra el hallazgo de restos arqueológicos en un yacimiento paleolítico de aproximadamente el año 100.000 a.c. Sin embargo, parece que el barrio no toma el nombre ni de los asentamientos íberos ni de los asentamientos romanos que se encontraban por la zona.

Todo apunta a que tanto el nombre de Canillejas como el de Canillas tienen su origen en la etapa de ocupación islámica de la zona. Los nombres son una evolución a partir de la raíz islámica "Qanat", que era la denominación que en el Próximo Oriente islámico se daba a las galerías de captación y conducción de aguas subterráneas. Este nombre se adoptó debido a que las canalizaciones de agua árabes provenían de esta zona. El arranque de las vías de agua se encontraba al Norte y Este de Madrid, entre Fuencarral y Alcalá, por los alrededores de Fuencarral, Chamartín, Canillas y Canillejas. El repartimiento del agua comenzaba en las afueras de la ciudad, se realizaba mediante una red de galerías que se complicaba extraordinariamente al llegar a la ciudad. La distancia desde su nacimiento hasta el centro de la villa era de 7 a 12 km, con una diferencia de nivel de 80 a 100 m.

Particularmente, el viaje de agua correspondiente a Canillejas / Canillas era el correspondiente al Bajo Abroñigal (¡curioso como tanta historia de Madrid está ligada a un arroyo hoy totalmente desaparecido y que casi nadie recuerda!), cuto origen y nacimiento se encontraba en el arroyo del mismo nombre, en Canillas y Canillejas, en lo alto del camino de Alcalá. La vía de agua venía a Madrid a través de una serie de pozos empedrados cubiertos con remates de piedras, siempre paralelos a la carretera de Aragón hasta llegar a las ventas del Espíritu Santo.

Una casa tradicional en el barrio de Canillejas

Una casa tradicional en el barrio de Canillejas

El municipio, Villa de Canillejas, fue creado en el siglo XII, en plena etapa de repoblación que se produjo cuando el Reino taifa de Toledo fue entregado por capitulación al Reino de Castilla y León, en el año 1085, bajo el reinado de Alfonso VI. Durante sus primeros años, fue una de las localidades de la zona que estaba exenta de pagar tributos a la Corona: en 1274 por el rey Alfonso X, como premio a la ayuda en la Reconquista, y en 1330, por Alfonso XI, con el mismo motivo. Canillejas era como una especie de Mónaco del siglo XIII.

Canillejas se mantiene a lo largo de los siglos como un pueblo pequeño y modesto, destacable mayormente por la calidad de sus vides y bodegas (se cuenta que el moscatel de Canillejas era muy apreciado por la nobleza madrileña). A finales del siglo XVI, la población del municipio ascendía a... 86 personas. Esta población fue además descendiendo hacia el siglo XVIII, alcanzando en 1751 la flamante cantidad de 19 personas. En 1846 Pascual Madoz en su libro "Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y posesiones de ultramar", comenta de Canillejas:

"Su clima es sano, padeciéndose, sin embargo, algunas fiebres. Tiene 14 casas de mediana construcción; dos de ellas son huertos y la mayor parte con corrales y pozos; 4 calles pendientes y sin empedrar; plaza de la constitución con su lápida; casa de ayuntamiento que sirve a la par de cárcel; escuela de instrucción primaria, dotada con 3 rs. diarios, pero que en el día no existe por haber dejado de dirigirla el cura, a Cuyo cargo estaban los alumnos; casa parador, una fábrica de jabón en la que se haya un depósito de aceite, del cual se surten los vecinos y una iglesia parroquial aneja a la de Hortaleza, Industrias... la agricultura y la fábrica de Jabón"

Es lo que hoy en día llamaríamos un poblacho mierda

Es lo que hoy en día llamaríamos un "poblacho mierda"

En 1919 se construyó la línea de tranvía a Canillejas (una de las que daría problemas a Arturo Soria a la hora de proponer su metro). En 1949 se anexa finalmente el municipio de Canillejas a Madrid, y en 1962 se crea el Distrito de San Blas, y los antiguos campos de cultivo de la zona se ven rápidamente ocupados por numerosas barriadas de bloques de viviendas de escasa calidad y carentes de las infraestructuras básicas, a fin de alojar una población inmigrante que llegaba cada vez en oleadas más numerosas (esta influencia es la que le da al distrito la mala reputación que tiene, aunque hoy en día es un sitio de lo más normal. Ocurrió algo muy similar en Vallecas).

Un dato curioso: La despersonalización de la antigua villa de Canillejas con estas afluencias masivas de población llegó al extremo de que el distrito municipal creado en los años 60 no fue designado con el nombre del viejo pueblo, siendo el único caso actualmente en Madrid de antiguo municipio que no ha conservado su nombre en la nueva división administrativa municipal. Vamos, ¡que no hay distrito de Canillejas!

En las categorías: , , 4 Comentarios
23Oct/092

Delicias

Hemos hablado ya de Atocha, Chamartín, y Príncipe Pío, tres de las cuatro estaciones de tren importantes en la historia de Madrid. Falta por lo tanto hablar de la cuarta, que no es otra que la Estación de las Delicias.

Aunque hoy en día la Estación de las Delicias ya no es una estación de tren, sino el Museo del Ferrocarril. Por cierto, mañana es día de puertas abiertas :)

Localizacion1-FachadayMetroDelicias

¿De dónde proviene el nombre de Delicias?

Hasta la segunda mitad del siglo XVIII, el barrio que hoy conocemos como Delicias estaba en su mayor parte sin urbanizar, estando formado por pequeños núcleos rurales, granjas y huertas. Durante el reinado de Fernando VI se construyeron dos paseos flanqueados por dobles hileras de árboles, muy al estilo francés favorecido por el monarca y los nobles de la época, que conducían a la ribera del río Manzanares, a su paso al Sur de la Villa. Los dos paseos correspondían aproximadamente a los actuales Paseo de las Delicias y Santa María de la Cabeza y estaban construidos sobre taludes de tierra apisonada más altos que el terreno circundante, lo que en el futuro traerá problemas cuando se empiece a urbanizar la zona.

Estos dos paseos ya eran conocidos cuando se construyeron como "de las Delicias", ya que conducían a uno de los lugares de esparcimiento de la nobleza madrileña, el espacio comprendido junto al canal del Manzanares, que transcurría paralelo al río y que era conocido como las Delicias del río. Si tenemos en cuenta el aspecto que tenían algunos otros merenderos del Manzanares... sí, debía ser TODA una delicia...

El barrio empezó a surgir realmente como tal a mediados del siglo XIX, vinculado a la actividad generada por la primera estación de ferrocarril de la capital, Atocha, inaugurada en 1851 como Embarcadero de Atocha, y posteriormente, aunque en menor medida, a la de Delicias, inaugurada en 1880, la primera estación monumental de la capital. Teniendo en cuenta que Atocha se reformó como monumental en 1888 y la Estación del Norte se amplió en 1882, podemos decir que los "años 80" de hace dos siglos fueron brutales para las estaciones monumentales (en comparación, los 80 del siglo pasado fueron brutales para el horterismo).

La Estacion de las Delicias recién construida, y en medio del campo, ¡claro!

La Estacion de las Delicias recién construida, y en medio del campo, ¡claro!

Debido a la cercanía de las dos estaciones, el barrio de Delicias se convirtió en un barrio en el cual convivían industrias pesadas (que se beneficiaban del tráfico de mercancías y carbón), casas y chabolas de los trabajadores ferroviarios y los obreros de las industrias, fragmentos de tierras rurales aguantando la modernización y una floreciente industria hostelera que pretendía aprovecharse del tráfico de pasajeros que, obviamente, necesitaba algún lugar donde dormir.

Teniendo en cuenta que la urbanización definitiva del barrio, planeada en 1860 con la aprobación del Plan de Ensanche de Madrid de Carlos María de Castro, se retrasó durante décadas, este debía ser uno de los barrios más caóticos de Madrid en esa época. Pero, para aquéllos a los que nos fascinan los ferrocarriles, no debía estar desprovisto de encanto.

Acabada la Guerra Civil, se prohíbe la creación de nuevas industrias en la zona, y éstas van desapareciendo con el paso de los años. La construcción de Chamartín en el año 1969 y por lo tanto el establecimiento de un enlace Chamartín-Atocha hace menos necesario tener dos estaciones tan grandes y tan próximas, de modo que a finales de los años sesenta se cierra la estación de Delicias al tráfico ferroviario. Esto causa la desaparición de los establecimientos hoteleros de su entorno y poco a poco lo van haciendo también las industrias aledañas a Méndez Álvaro. Este proceso se acelera a partir de los años ochenta. Desde entonces, el barrio empezieza a perder definitivamente su carácter industrial al trasladarse muchas fábricas a la periferia.

Tras unos trámites en los que su existencia estuvo en peligro, RENFE solicitó que se incoara expediente para que la estación fuese declarada Monumento Histórico Nacional y cobijara sus fondos ferroviarios. Así, el 19 de diciembre de 1984 se inauguró el Museo del Ferrocarril en el edificio.

Delicias

21Oct/097

Príncipe Pío

En esta línea de estaciones ferroviarias de Madrid, le toca esta vez a Príncipe Pío. La Estación de ferrocarril de Príncipe Pío, antigua Estación del Norte, era una de las tres monumentales de Madrid (Estación del Mediodía -o Atocha-, Estación de las Delicias y Estación del Norte). Su relevancia fue disminuyendo al crearse la nueva estación de Chamartín, hasta convertirse en el intercambiador + templo McCoy que es hoy en día. Aunque su fachada principal está aún por restaurar, las partes que sí están restauradas me hacen pensar que, cuando se encontraba en funcionamiento, debía ser la más bonita de las tres.

Los andenes de metro de Príncipe Pío presentan un contraste entre lo nuevo y lo antiguo

Los andenes de metro de Príncipe Pío presentan un contraste entre lo nuevo y lo antiguo

¿De dónde proviene el nombre de Príncipe Pío?

El nombre de la Estación como Príncipe Pío es bastante reciente, de 1995. La estación se creó con el nombre de Estación del Norte, construida como terminal en Madrid de la línea General del Norte o Imperial (Madrid-Irún) perteneciente a la antigua Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España.

La línea Imperial era una línea imprescindible en España, ya que había un tráfico de mercancías constante entre las industrias de materias primas en el Norte de la Península (mayormente carbón) y los focos industriales crecientes en la Capital. Sin embargo, se presentaron una serie de problemas al hacer entrar las vías ferroviarias a Madrid. Hay que tener en cuenta que la zona que hoy en día consideraríamos más lógica para construir una estación dirigida al Norte (la zona que, obviamente, ocupa hoy en día Chamartín) no estaba urbanizada en la época.

De esta forma, se pensó en establecer la estación a lo largo del valle del río Manzanares. El problema fue que para descender el fuerte desnivel con el que la ciudad se asoma al río fue necesario trazar una gran curva en las inmediaciones de Aravaca y Pozuelo de Alarcón. Esto obligó a recurrir a una estrecha franja de terreno para la construcción de la estación. Básicamente, era el único sitio medianamente decente que se podía aprovechar para edificar y tender las vías sin demasiado problema.

PrincipePio

El terreno elegido se encontraba a los pies de la Montaña del Príncipe Pío (actual Parque de la Montaña, englobado en el parque de Oeste, y en cuya cumbre se encuentra el Templo de Debod) de donde toma su nombre moderno. Lo angosto de la localización provocó críticas ante la imposibilidad de ampliar la estación en caso de necesidad.

En años futuros, esta construcción de la estación presentó efectivamente problemas. La estación fue muy dañada en la Guerra Civil (aún se ven los daños hoy en día en la fachada principal, que queda por restaurar) y tras la construcción de Chamartín los servicios al Norte fueron gradualmente trasladados a la nueva estación. Sólo los trenes a Galicia aguantaron en la Estación del Norte hasta los años 90. En 1995 se creó el agujero que hoy en día aloja las líneas 6 y 10 de metro, mientras que en el 2000 la vieja marquesina y el edificio de viajeros de 1882 son convertidos en un centro comercial que sería completado con un nuevo edificio que ocupaba la zona de playa de vías desmantelada aún libre, siendo el conjunto inaugurado en 2005. Aún queda pendiente de uso el edificio de 1928 que da fachada a la Cuesta de San Vicente. Entre las propuestas planteadas la más probable será la de convertirlo en un gran auditorio. En esta fachada todavía puede leerse el nombre original de la estación.

Pero me he ido por las ramas... ¿por qué Príncipe Pío?

La Montaña del Príncipe Pío, situada entre la plaza de España y las calles de la Princesa, Marqués de Urquijo y Ferraz (vamos, donde el Templo de Debod) fue conocida originalmente como los altos de San Bernardino. Obtuvo su nombre actual debido a que la zona fue propiedad del príncipe Pío de Saboya, un noble bastante erudito y estudioso, conocido por sus extensos estudios de numismática, arqueología e historia.

68986385.w0N5yVEf

La Montaña del Príncipe Pío ha tenido bastante importancia en la historia de España. Fue el lugar donde Francisco de Goya situó los Fusilamientos del tres de mayo de 1808. En 1860 se construyó en lo alto el cuartel de la Montaña, que fue el lugar en donde se declaró la Guerra Civil en Madrid. Y, en la actualidad, en su lugar se halla el Templo de Debod, fruto de un intercambio diplomático turbio entre Egipto y España, como agradecimiento por la ayuda española en los intentos de la UNESCO de relocalizar antiguos templos nubios que iban a ser cubiertos por las obras de la nueva presa de Asuán.

Dicho todo esto, el único dato de interés turístico que falta por decir es que en el centro comercial construido en la antigua playa de vías de Príncipe Pío se pueden visitar los McCoys y las Chonis más grandes de Madrid. Es como un zoológico humano.

PD: Oh, ¡dato extra que acabo de recordar! Las vías para entrar a Madrid fueron construidas con capital francés. Los obreros franceses que participaron en las obras dieron nombre al puente que cruza en esa zona el río Manzanares. El Puente de los Franceses.

14Oct/096

Atocha

La Estación de ferrocarril de Atocha es uno de los monumentos más emblemáticos de Madrid. Fue inaugurada el 9 de febrero de 1851 con el nombre de Estación del Mediodía (del Sur) o Embarcadero de Atocha, y era la primera estación de ferrocarril de Madrid. No fue sin embargo la primera monumental, eso le correspondió a Delicias, en 1880. La estación de Atocha tal y como la vemos hoy en día es de 1888, ya que un incendio destruyó la estructura de la estación primigenia. La nueva obra corrió a cuenta de Alberto de Palacio, un colaborador de Gustave Eiffel.

Estación_de_Metro_Atocha

¿De dónde proviene el nombre de Atocha?

De forma sencilla, el nombre de la parada de metro referencia a la estación. ¿Y la estación? La estación referencia a la Ronda de Atocha. ¿Y la ronda? La ronda referencia a la antigua Puerta de Atocha. ¿Y la Puerta? La Puerta referenciaba a un antiguo convento. ¿Y el convento? A la Virgen de Atocha. ¿Y la Virgen? Al... al esparto seco...

Vayamos por partes, yendo hacia atrás como los cangrejos borrachos. Y empezando por la Puerta, ya que estación, parada de metro y ronda comparten el nombre de una manera bastante simple, por pura proximidad.

La Puerta de Atocha era una de las entradas a Madrid en la zona suroriental. Era parte integrante de la cerca de Felipe IV, que se levantó en 1625. La última puerta que se edificó en el lugar, y que fue demolida finalmente en 1851 con las obras de remodelación que dieron lugar a la Estación, fue construida por Ventura Rodríguez en 1769, como parte de un programa de mejora de varias de las puertas de Madrid, en el que también se edificaron o mejoraron las puertas de Alcalá y Bilbao, estas dos últimas a cargo de Sabatini. La Puerta debía su nombre a estar situada en las inmediaciones de la antigua ermita de la Virgen de Atocha.

Grabado decimonónico de la Puerta de Atocha y la Fuente de la Alcachofa, ambas de Ventura Rodríguez (esto lo he copiado a sacopaco de la Wikipedia :P)

Grabado decimonónico de la Puerta de Atocha y la Fuente de la Alcachofa, ambas de Ventura Rodríguez (esto lo he copiado a sacopaco de la Wikipedia :P)

La ermita de la Virgen de Atocha se remonta al siglo VII. La ermita era un lugar de culto modesto y diminuto, y como tal nos han llegado pocas referencias suyas. No es hasta el siglo XVI que, ante el estado ruinoso de la ermita, fray Juan Hurtado de Mendoza, confesor de Carlos V, decide reformarla para convertirla en una gran iglesia. Con Felipe II la Virgen de Atocha se convierte en Patrona de Madrid y también de todos los Reinos. La Iglesia y convento de la Virgen de Atocha se convierten en un santuario importante para la Corte española, hasta llegar a la noche del 5 de diciembre de 1808, en que entraron las tropas francesas, expulsando a los religiosos y convirtiendo el edificio en cuartel, produciéndose robos y destrucciones de innumerables obras de arte. Por si fuera poco, en 1834, con la desamortización, fue reconvertido el convento en cuartel de Inválidos y la iglesia en parroquia castrense. Esta situación no se revierte hasta que el 12 de noviembre de 1863, el Papa Pío IX la convierte en Basílica Menor, siendo la primera de esta tipología en la ciudad de Madrid (hoy en día hay tres Basílicas en Madrid, la de la Virgen de Atocha una de ellas).

En 1888, la reina regente María Cristina, al ver el estado en que se encontraban los edificios mandó el derribo de los mismos y ordenó la construcción de otro complejo en donde se incluiría, adosado al templo, en el claustro, un Panteón de Hombres Ilustres. Estas obras no llegaron a completarse nunca, y no fue hasta 1923 que se crea una basílica en condiciones. De nuevo, sufrió un incendio en la Guerra Civil del que sólo se salvó la estatua de la Virgen. El edificio de la Basílica actual data del 1951.

800 años de historia borrados en un par de guerras estúpidas. Te hace desear ser un delfín.

Fecha de construcción: anteayer

Fecha de construcción: anteayer

Bueno, pero, ¿por qué se llama la Virgen "de Atocha"?

Pues resulta que de una leyenda de esas grotescas, que te dejan mal sabor de boca.

La leyenda cuenta una "hazaña" del caballero madrileño don Gracián Ramírez, hacia el año 720 (pleno inicio de la Reconquista). Un día, desapareció la imagen de la Virgen que veneraban en el lugar. Empezaron a buscarla hasta que la encontraron escondida entre la hierba "tocha" (esparto seco). Viendo esto como un signo, decidieron reedificar la ermita con mejores materiales. Los moros creyeron que estaban construyendo en su lugar un fuerte y quisieron acabar de una vez por todas con aquellos cristianos.

Al ver que tenía que luchar en inferioridad de condiciones, y temiendo por lo que los moros podrían hacer a su mujer e hijas, las decapitó y llevó sus cuerpos a la ermita (y, por lo que parece, PIDIERON a su padre y esposo que hiciese esto. WTF??). Reforzados por este sacrificio a la Virgen, lucharon con tal empeño que vencieron al enemigo. Al dedicar la victoria a la Virgen, se encontró a su mujer e hijas vivas por milagro de Nuestra Señora de Atocha. Supongo que en esa época no había trauma psicológico por haber sentido cómo te decapitaban. Y si lo había, milagretes por aquí, milagretes por allá, plis plas, ríase usted de los psicólogos actuales...

El caso es que tras este suceso, que en realidad sería algo mucho más mundano, la Virgen pasó a ser referida como la Virgen de la Tocha y, con el tiempo, Virgen de Atocha.

Pues lo que he dicho al principio, esparto seco :)

En las categorías: , , 6 Comentarios
13Oct/098

La Latina

En Madrid, La Latina puede referirse al barrio o al distrito. El barrio, que es el que da su nombre a la estación de metro, está delimitado hacia el Norte por la calle Segovia, hacia el Oeste por la calle Bailén, hacia el Este por la calle Toledo y por último hacia el Sur por la plaza de la Cebada y la Carrera de San Francisco. El distrito es mucho más amplio, extendiéndose hacia el SurOeste hasta llegar a cubrir el terreno de los antiguos Carabancheles.

hpim8291_012009173238

¿De dónde proviene el nombre de La Latina?

El origen del nombre del barrio se remonta al año 1500. Francisco Ramírez de Orena, secretario del rey Fernando el Católico se casó en diciembre de 1491 con Beatriz Galindo, escritora, humanista y preceptora de la reina Isabel la Católica. Beatriz Galindo, salmantina, era una de las mujeres más cultas e inteligentes de la época. De entre sus hermanas, fue la elegida para ser monja, y desde pequeña cursó estudios de gramática. Demostró tener una habilidad increíble para las lenguas, y a los 15 años hablaba latín mejor que algunos estudiosos de la época. Esta habilidad sobresaliente hizo que adquiriese una cierta fama, y la gente empezó a referirse a ella como "La Latina". Tal fue esta fama, que Isabel la Católica la llamó a la Corte en 1486, cuando iba a ingresar en un convento.

beatriz-de-galindo

Como era el caso de las parejas de "nobles" en la época, se dedicaron a crear una serie de obras piadosas. Una de ellas fue un hospital, construido extramuros, conocido como el Hospital de la Concepción de Nuestra Señora. Las obras de este hospital comenzaron en el año 1500. Al año siguiente, el 17 de Marzo de 1501, Francisco Ramírez murió luchando contra los moros en la Serranía de Ronda, y su viuda continuó el proyecto del hospital en solitario.

El Hospital fue terminado en 1507, y aunque su nombre oficial era Hospital de la Concepción de Nuestra Señora, la gente de la calle lo conocía como el Hospital de La Latina. Es de este hospital de donde hereda el nombre el barrio, el distrito y la parada de metro.

Como datos curiosos, Beatriz Galindo concibió en un principio que el hospital pudiese acoger a mujeres y varones enfermos (toda una revolución en la época), pero una vez abierto se rectificó esto. Abrió sus puertas solamente a varones enfermos, ya que el admitir también a mujeres “no convenía para la honestidad y guarda de la casa” (conocido como el síndrome de "¡¡El horror, una teta!!").

El Hospital fue derribado en 1904 para ensanchar la calle Toledo. Del edificio sólo se salvó la portada gótica que hoy en día se puede ver en los jardines de la Escuela de Arquitectura de Madrid. En la actualidad, su solar es compartido por una casa de vecindad, por el nuevo convento y el teatro de la Latina.

Portada del Hospital de La Latina, en el patio de la Facultad de Arquitectura. Algunos ponen gnomos en su patio, otros portales góticos de edificios del siglo XVI...

Portada del Hospital de La Latina, en el patio de la Facultad de Arquitectura. Algunos ponen gnomos en su patio, otros portales góticos de edificios del siglo XVI...

Hablando del barrio de La Latina, es necesario hablar al menos un poquito del Mercado de la Cebada. La Plaza de la Cebada, al igual que la Plaza Mayor, eran espacios vacíos creados extramuros a partir del siglo XV. En la Plaza de la Cebada se situaba uno de los mercados madrileños para la venta de cereales, legumbres y otros productos. Su nombre se debe a que en este lugar se separaba la cebada destinada a los caballos del rey de la de los regimientos de caballería.

El mercado era un mercadillo al aire libre, con ventas al por mayor. Se mantuvo en esta zona hasta 1875, año en el que, por la desamortización de Mendizábal, se reformaron las calles circundantes, y el mercado fue trasladado a un edificio de metal de gustos modernistas (gemelo al que hoy en día podemos ver en San Miguel, salvo por las cristaleras y los comercios snob, claro).

A comienzos de los años 50 del siglo pasado, este mercado fue derruido para ser sustituido por una aberración de cemento, que ha aguantado hasta este mismo año (2009), en el que tanto el mercado como el polideportivo adyacente están siendo reformados.

Otro dato curioso: el Mercado de la Cebada dejaba bastante que desear en cuanto a salubridad e higiene. A principios del siglo XX era considerado, hablando en plata, un pozo de mierda. No había suficientes neveras de hielo para mantener la mercancía en buen estado, de modo que los comerciantes se veían obligados a sacar las carnes sobrantes por las noches y llevarlas a sitios frescos para evitar su rápida putrefacción. Imaginad ahora el olor de ese mercado en pleno agosto... ¡Yuuuum!

El Mercado de la Cebada en el siglo XIX

El Mercado de la Cebada en el siglo XIX

En las categorías: , , , 8 Comentarios
8Oct/093

Rivas-Vaciamadrid

Rivas es una de las zonas de Madrid que ha experimentado más crecimiento de población en los últimos 20 años. Además, es un lugar extraño donde funcionan cosas raras como las cooperativas, Izquierda Unida y H2Ocio. ¡Un sitio peculiar!

¡Atención a ese nido de cigüeñas en lo alto de la chimenea metálica!

¡Atención a ese nido de cigüeñas en lo alto de la chimenea metálica!

¿De dónde proviene el nombre de Rivas-Vaciamadrid?

Cuando se habla de Rivas-Vaciamadrid, hay que hablar en realidad del origen de dos nombres, ya que el municipio proviene de la unión, en el año 1845, de dos pueblos, Rivas del Jarama (también se encontraba escrito como Ribas del Jarama) y Vaciamadrid (que pertenecía por entonces a Villa de Vallecas). La ciudad que hoy conocemos fue inaugurada en el año 1959, un 23 de julio, sobre los cimientos de cuatro ruinas ennegrecidas, ya que la antigua Rivas quedó arrasada durante la Guerra Civil, al ser parte del frente. Con esta destrucción se fueron gran parte de sus archivos y casi su memoria.

Los dos pueblos que dieron origen a Rivas tienen unas raíces muy distintas. Y, curiosamente, ninguno de sus dos nombres son lo que parecen.

Rivas:

Podría pensarse que, ya que el nombre completo del pueblo era Rivas del Jarama, el nombre procede de una abreviatura de Riberas del Jarama. Más aún cuando a veces se escribía Ribas, ¿no? Pues... no. Los orígenes históricos de Rivas se remontan al establecimiento de la comunidad romana de Ripia Carpetana, bajo la órbita de influencia de la gran ciudad de Complutum (hoy Alcalá de Henares). Apenas se conservan hoy rastros de Ripia Carpetana. De nuevo, podría pensarse que Rivas procede de Ripia. ¡Error de nuevo! Lo único que se conserva es el gentilicio: a la gente de Rivas-Vaciamadrid se les denomina "ripenses" por la villa romana (el maravilloso mundo de los gentilicios...).

Vista aérea de Rivas-Vaciamadrid en 1983, previo al inicio de las construcciones de las cooperativas Covibar y Pablo Iglesias

Vista aérea de Rivas-Vaciamadrid en 1983, previo al inicio de las construcciones de las cooperativas Covibar y Pablo Iglesias

En realidad, el nombre de Rivas surge del apellido de su fundador: Guillermo Rivas, capitán segoviano, que por orden del rey Alfonso VI creo en el siglo XI un enclave militar cristiano en la misma zona en la que antes se encontraba Ripia Carpetana. Me pregunto si el capitán pensaría lo gracioso que resultaría todo el tema etimológico nueve siglos más tarde. Lo más probable es que estuviese demasiado ocupado dándose de leches con los moros como para pensar en tonterías.

Madrid fue un frente de guerra continuo durante la Reconquista, donde se erigieron castillos, torres y alcázares. Pero de las fortificaciones medievales de Rivas, no ha quedado huella alguna.

Vaciamadrid:

El nombre de Vaciamadrid podría pensarse, hoy en día, que es un análogo a Mercamadrid. Pero, mientras que el segundo indica una lonja y mega-mercado dedicado a abastecer a Madrid, el primero se encarga de lo contrario, de "vaciar" la basura de Madrid. A fin de cuentas hay varias incineradoras de basura en el municipio. Por si fuera poco, este vertido de basuras desde Madrid empezó en el año 1967.

Pues no (aunque a veces el olorcillo de la basura quemada se extiende por Rivas si el viento sopla mal...). En realidad, el origen del nombre de Vaciamadrid es mucho más antiguo y, al contrario que en el caso de Rivas del Jarama, de origen musulmán.

No se tiene claro en qué siglo empiezan a utilizarse las tierras de Vaciamadrid. Al finalizar la Edad Media, Vaciamadrid era una dehesa en cuyo término había un parador, que servía de hospedería a correos y caminantes. El nombre de esta zona en aquella época era  "Manzil Mayrit" que significa "parador de Mayrit (Madrid)". Manzil Mayrit fue variando con los años hasta llegar al actual nombre.

Ruinas del pueblo de Vaciamadrid después de la Guerra

Ruinas del pueblo de Vaciamadrid después de la Guerra

Desgraciadamente, una vez más, la Guerra Civil y la batalla del Jarama destruyeron todo rastro de los edificios históricos de origen musulmán de la época :(

Fuentes:

2ª foto: Paisajes Españoles, 1983

3ª foto: Archivo General de la Administración (AGA)

Para más fotos de Rivas-Vaciamadrid visitad La Taberna de Jack

En las categorías: , , , 3 Comentarios
5Oct/095

Gran Vía

Hay pocas cosas más madrileñas que la Gran Vía. Se le ha llamado el broadway madrileño, debido a la gran cantidad de cines y teatros dedicados a musicales que hay en el tramo entre Callao y Plaza de España. Asimismo, posee tiendas de moda que, junto con la calle de Serrano, la convierten en uno de los máximos referentes de esta industria en España (traducción: hay cuatrocientos Zaras).

¿De dónde proviene el nombre de Gran Vía?

No parece que el origen etimológico del nombre sea muy difícil, ¿no? Es una vía, y es grande. De ahí Gran Vía. Una vez aclarado esto, contemos lo que es interesante.

A finales del siglo XIX, Madrid era urbanísticamente un desastre. La Puerta del Sol había sido remodelada en 1857, pero todo el tráfico de la capital en dirección Este-Oeste tenía que pasar por el eje de la Calle Alcalá, saturándose constantemente (y un atasco antes era peor, porque los coches ahora no defecan). Hubo varias propuestas para crear una vía alternativa que uniese la Plaza de San Marcial (actual Plaza de España) con la calle Alcalá (a la altura de la Iglesia de San José). Una de las más destacadas fue la de Carlos Velasco el 3 de marzo de 1886, el Proyecto de prolongación de la calle Preciados, describiendo una gran avenida transversal este-oeste entre la calle de Alcalá y la plaza de San Marcial. Proponía una avenida de 25-30 metros de ancho, pavimentada en madera (!!) y con glorietas en las intersecciones con otras calles. Con este proyecto ya se hablaba de la Gran Vía, como demuestra la zarzuela del mismo nombre, a la que inspiró.

En 1899 los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Octavio Palacios presentaron su Proyecto de reforma de prolongación de la calle de Preciados y enlace de la plaza del Callao con la calle de Alcalá, que fue el que finalmente fue aceptado, en 1901. En él se proponía el derribo de barrios enteros de edificios antiguos a lo largo del trazado de la calle, que se estableció en tres tramos: la Avenida A (calle Eduardo Dato) desde San Marcial hasta Callao, el Bulevar (avenida de Pi y Margall) desde Callao hasta Montera y la Avenida B (calle del Conde de Peñalver) desde Montera hasta Alcalá. Estos nombres cambiaron a lo largo de los años. Durante la Segunda República tuvieron nombres como Avenida de la CNT, Avenida de Rusia y Avenida de la Unión Soviética. Durante la guerra se la llamaba la Avenida de los obuses, en referencia a los proyectiles que el ejército franquista lanzaba sobre los pisos superiores del edificio de la Telefónica, que era usado como observatorio militar. Y durante la dictadura todo el tramo se conoció como la Avenida de José Antonio (Primo de Rivera). No fue hasta 1981 cuando Enrique Tierno Galván (tal vez el mejor alcalde de Madrid, tras Carlos III, claro) unificó la calle con el nombre que debía haber tenido desde 1909, la Gran Vía.

Las obras duraron desde 1909 hasta 1929. Obras eternas, muy a la madrileña. Pero el resultado fue impresionante: una vía principal de la ciudad, construida al estilo europeo, y flanqueada por algunos de los edificios más monumentales e impresionantes de la capital, como el Edificio Metrópolis, el Edificio Telefónica, el Palacio de la Prensa o el Edificio Carrión, cuyo anuncio de neón de la marca Schweppes  es uno de los símbolos de la Gran Vía y de la ciudad.

La parada de metro que hoy en día podemos ver es además una de las más antiguas de Madrid. Se inauguró en 1919, con el nombre de Red de San Luis, que es el nombre de la plazoleta que hay en la unión entre Montera y Gran Vía. Se instaló un templete de granito con una marquesina de hierro y cristal para resguardar el ascensor de acceso, obra de Antonio Palacios, que estuvo allí hasta 1972 y se convirtió, junto con el de Sol, en todo un símbolo del metro madrileño. La estación cambió de nombre a Gran Vía al año siguiente, y durante la dictadura fue la parada de José Antonio, pero en 1984 volvió a cambiar su nombre al de Gran Vía.

El ascensor era de acceso gratuito desde la calle. Sin embargo, había que pagar 5 céntimos (de peseta) para subir desde los andenes.

El ascensor era de acceso gratuito desde la calle. Sin embargo, había que pagar 5 céntimos (de peseta) para subir desde los andenes.

La conclusión obvia de esta entrada de hoy es que da igual las estupideces que hagan los políticos: la gente siempre va a llamar a las calles como les dé la gana.

1Oct/097

Sol

Cuando pregunté a mi musa por qué parada de Metro comenzar Próxima Estación, no tardó ni un segundo en responder: "Sol, por supuesto".

La Puerta del Sol es uno de los lugares más emblemáticos de la capital: El Kilómetro Cero, el reloj de la Casa de Correos, el oso y el Madroño, la estatua de Carlos III (¡el mejor alcalde, el Rey!) y, para gran frustración de algunos, el gusanito de cristal. La imagen que a muchos se les viene a la cabeza inmediatamente al hablar de Madrid es la de la Puerta del Sol, con todo su encanto castizo y su ambiente cosmopolita.

¿De dónde proviene el nombre de Puerta del Sol?

Durante gran parte de su historia, Madrid ha sido una ciudad amurallada. La primera muralla fue la que rodeaba el recinto musulmán de Muhamed ben Abd al-Rahman, construida en el siglo IX, y de la cual podemos ver algunos cachitos alrededor del Palacio Real y la Almudena. La segunda muralla, la conocida como Muralla Cristiana de Madrid, fue edificada entre los siglos XI y XII, cuando la ciudad ya había pasado al Reino de Castilla. De esta muralla también quedan hoy en día algunos escasos fragmentos.

El origen de la Puerta del Sol está en la tercera muralla de Madrid. Muralla que... no era gran cosa. Se trataba más bien de una modesta cerca, y así fue llamada: la Cerca de los Arrabales.

A lo largo del siglo XIII, la ciudad empezó a "desbordar", creándose arrabales fuera de las murallas. Estos arrabales, parcialmente urbanizados, eran difíciles de controlar, tanto en el sentido económico como sanitario. La creciente importancia política de Madrid con la dinastía de los Trastámara hizo que construir una cerca para rodear a todos estos edificios que se encontraban fuera de la Villa fuese totalmente necesario. La cerca se construyó en la primera mitad del siglo XV. Aunque no están claros los años exactos de su construcción, se sabe que en el año 1438, en el que se produjo una epidemia de peste bastante mortífera, la cerca ya estaba en funcionamiento como medida defensiva sanitaria (véase, si el guarda te ve toser, no entras ni pa Dios).

La Cerca de los Arrabales comprendía el área desde el Palacio Real por el Oeste, hasta Santo Domingo por el Norte y La Latina por el Sur. El extremo oriental de la cerca era la Puerta de la que hablamos en esta entrada: La Puerta del Sol.

La primera referencia a la Puerta del Sol por su nombre aparece en 1478. La Puerta se abría al camino a Alcalá y Guadalajara, un importante eje comercial (concretamente, se abría a un estercolero que había al otro lado de la cerca... la gente en esa época se distinguía por ser bastante guarra). Se piensa que su nombre surgió debido a ser la puerta más oriental de Madrid. Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, una revuelta popular en 1520-22, un sol fue pintado en lo alto de la puerta, pero al parecer no fue lo que le dio el origen al nombre, ya que llevaba usándose desde al menos 42 años antes.

Aunque la Puerta fue reconstruida en el siglo XVI (ampliándola hasta cubrir todo el ancho de la calle y reforzándola con ladrillo), como motivo de la entrada de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso en la capital, fue derribada por completo antes de empezar el siglo XVII.

Posteriormente, el resto de la cerca fue siendo eliminada en las interminables reformas urbanísticas de la capital. De la Cerca de los Arrabales no queda nada. ¡Excepto el nombre de nuestra querida Puerta del Sol!