Próxima Estación
25Dec/0910

Retiro

Bueno, creo que es hora de volver a nuestras estaciones, y hacerlo bien, a lo grande. Por esto he escogido la parada que representa a la zona que más me gusta de Madrid, con diferencia: el Parque del Retiro. Cuando hace bueno, suelo cogerme mi bici y dar vueltas por este parque, que me tengo aprendido como la palma de mi mano. Es uno de esos lugares mágicos de la capital donde puedes sentirte aislado de los problemas, el tráfico y el gentío.

Metro Retiro

¿De dónde proviene el nombre de Retiro?

El Conde-Duque de Olivares se encontraba en una posición delicada a finales de los años 20 del siglo XVII. El rey Felipe IV estaba lejos de ser el inútil manipulado por sus validos que en ocasiones ha pintado la historia, y los últimos años de gestión de Olivares habían dejado a España en una gran ruina (aunque, siendo justos, fue más problema de la política de la Corona de meter las narices en todo conflicto armado que hubiese en Europa en la época, bien con apoyo económico y militar como en la Guerra de los Treinta Años, o directamente como en las guerras en los Países Bajos). En Flandes, había habido grandes victorias como la Rendición de Breda en 1625, pero la derrota en Bolduque en 1629 señalizó el comienzo del declive militar español. El descontento crecía en el país, y Olivares era consciente de que el rey no lo permitiría por mucho tiempo. Este era, a fin de cuentas, el Siglo de Oro, época en la que los reveses políticos y militares contrastaban con la exhuberante riqueza artística de España.

Ante esta situación, Olivares hizo lo que haría cualquier español al encontrarse en una situación laboral complicada.

¿Trabajar duro y solucionarla? ¡No! He dicho un español... Sólo había dos opciones: mirar páginas guarras por internet en el trabajo, o parchear la situación para quitarle hierro. Como no había internet, Olivares se dedicó a intentar contentar al rey mientras intentaba imponer sus reformas por la vía autoritaria.

El rey tenía la costumbre de hospedarse en ocasiones en unos aposentos anexos al convento de San Jerónimo, situado por aquel entonces en las afueras de Madrid, una zona rural salpicada de huertas y señoríos. Estas estancias recibían el nombre de Cuarto Real. Aprovechando la cesión de unos terrenos alrededor del convento por parte del Duque de Fernán Núñez, Olivares planificó en 1629 la ampliación de los aposentos del Cuarto Real para agradar a Felipe IV.

La ampliación dio lugar a un palacio inmenso, de 145 hectáreas, conocido como el Palacio del Buen Retiro. "Retiro" viene a significar "lugar apartado y distante del concurso y bullicio de la gente", así que era un nombre que le venía como un guante. Aunque esta segunda residencia real estaba en las afueras, se encontraba relativamente cerca del Alcázar. Los jardines de este palacio son lo que hoy en día conocemos como el Parque del Retiro, aunque con las debidas modificaciones urbanísticas que han sufrido a lo largo de los años (como se puede comprobar al ver que, hoy en día, el convento de San Jerónimo no está al lado del parque).

Parece que al rey le gustó su nuevo palacete, aunque esto no impidió que en 1643 desterrase a Olivares, que fue procesado por la Inquisición el año siguiente y murió en 1645. Tendría que haber mirado páginas guarras, es más seguro que jugar a hacerle la pelota al rey.

En cualquier caso, el Palacio había sido construido aprisa y corriendo, con materiales de baja calidad, y su fin llegó durante la Guerra de la Independencia. En 1808, las tropas francesas tomaron el Palacio y lo convirtieron en un cuartel. Acabada la guerra, cuando Isabel II intentó restaurarlo, se vio que la mejor manera de hacerlo era tirándolo abajo.

Respecto a los jardines, el Parque del Retiro, pertenecía a la realeza, y sólo la familia real y sus invitados podían acceder a ellos. El rey Carlos III fue el primero en permitir el acceso al parque a los ciudadanos, siempre que cumpliesen con la condición de ir bien aseados y vestidos (¿bien aseados? Eso en el siglo XVIII...). Fernando VII, una vez ya no existía el Palacio del Buen Retiro, restauró la parte de los jardines que había quedado dañada por la guerra, y siguió la costumbre de abrir una parte de ellos al público. Finalmente, en 1868, con la Revolución de Septiembre (La Gloriosa), Isabel II fue destronada, y el Retiro se convirtió en un parque popular, abierto a todos los ciudadanos.

Durante la época temprana del parque, cuando todavía era propiedad prácticamente exclusiva de la realeza, tuvieron lugar en él algunas de las representaciones y actuaciones más espectaculares que la capital había visto hasta entonces. Los espectáculos de los jardines del Palacio del Buen Retiro convirtieron a la Corte de España en una de las más deslumbrantes de Europa, y se convirtieron en el punto de encuentro para multitud de poetas, escritores y dramaturgos, atraídos por la posibilidad de crear obras y arte con los que entretener a la Corte.

Lope de Vega, en su obra póstuma La Vega del Párnaso (1635), recoge una descripción poética de las fiestas de inauguración del Palacio nuevo. De acuerdo con la sensibilidad artíctica del monarca, se dieron la mano en ellas la pintura y la literatura, la música y el teatro, el deporte y la danza, los fuegos de artificio, las corridas de toros y las lanzas.

El estanque del Retiro fue una de las zonas donde se llevaron a cabo las representaciones más impresionantes. El estanque no ha cambiado mucho en su trazado desde que se abrió el Real Sitio del Buen Retiro en 1633. En la antigüedad, salían de él dos canales, poseía una isleta central y, obviamente, el Monumento a Alfonso XII no existía, encontrándose en su lugar un elegante embarcadero. El 29 de Junio de 1635 se representó en la isleta la obra Los Encantos de Circe, de Calderón de la Barca. La obra disponía de tramoyas y escenarios que dejaron encantados a los asistentes por su gran calidad y espectacularidad. Otra obra famosa fue el espectáculo de recreación naval (naumaquia) de 1639, El Mayor Encanto, Amor, también de Calderón de la Barca. Lujosas góndolas forradas de metales preciosos fueron traídas desde diversos lugares de Europa para el disfrute de la Corte (y sólo para ellos, recordemos que el público general tenía prohibida la entrada).

Exceptuando alguna actuación esporádica, el uso del estanque como escenario decayó con los años. Cabe destacar la película de 1964, El fabuloso mundo del circo, de Samuel Bronston, una co-producción entre España y Estados Unidos (y en la que aparecía un John Wayne que casi se queda frito en el plató por el cáncer de pulmón galopante que tenía de tanto fumar). Algunas de las escenas de la película fueron grabadas en Chinchón, Vicálvaro y Aranjuez, entre otras localidades madrileñas, aparte de, por supuesto, en el Estanque del Retiro.

Ya que el blog ha estado cerrado tres semanas, me gustaría seguir con esta entrada, hablando un poco de la historia de algunos monumentos del parque, que creo que tienen mucho encanto, así que manteneos en espera para el siguiente post, entre hoy y mañana :)

¡Feliz Navidad a todos!

Entrada por Sarg

Esta entrada fue creada por Sarg
Comentarios (10) Trackbacks (0)
  1. Vaya, me ha sorprendido ver en mi google reader que habías actualizado, no lo esperaba después del repentino cierre. Por mi parte, me alegro de que lo hayas recuperado y que sigas haciéndonos saber más de nuestro Madrid. Enhorabuena por el blog 😉

    • Larga historia en una sola frase: empecé el blog animado por una chica con la que estaba saliendo, la chica me dejó, y se me quitaron las ganas de seguir esto. Pero bueno, la verdad es que no podía dejarlo de lado sin más…

  2. Viva el blog!! Bieeeeeeeeeen!!

  3. ¡Muy bien, Sarg! Esto del blogueo no se deja así como así una vez que te ha picado el gusanillo. Sigue adelante que, además, tu contenido es muy bueno, interesante y bien escrito.
    Espero con muchas ganas las siguientes entradas y te temo la palabra de que versarán también sobre el Retiro, un parque al que le tengo también mucho cariño.
    Ah, y una cosa: revisa algunos años, que me parece que te han bailado los números. Porque me parece muy extraño que el Conde-Duque fuera desterrado en 1943 y muriera en 1945 (demasiado longevo, el tío).

  4. Has vuelto al blog porque tenías demasiado material y te quemaba en las manos, eh?? jaja, vivan los abuelos y las reuniones navideñas que dan como resultado volver a casa con una medio biblioteca! 😀 Siguen haciendo obras de teatro en el retiro???! :/?

  5. Bienvenido!

    Seguro que hay muchas chicas dispuestas a animarte a seguir con el blog, así que nada de cierres


Dejar un comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Sin trackbacks