Próxima Estación
16Sep/100

Usera

Usera es una estación de la línea 6 situada bajo la calle de Amparo Usera, en el distrito del mismo nombre. Fue inaugurada el 7 de mayo de 1981.

La mayor parte del distrito de Usera pertenecía al municipio de Villaverde, el más recientemente anexionado a Madrid en 1954. En 1987 se reorganizó la estructura de distritos de la capital, perdiendo el distrito de Villaverde estos terrenos y creándose Usera como nuevo distrito.

Usera

¿De dónde proviene el nombre de Usera?

Podría pensarse que el nombre de la estación viene heredado de la calle bajo la que se encuentra. Está claro que el nombre es el mismo, pero no se trata de una transferencia sin más.

La zona que hoy en día ocupa Usera ha sido desde el neolítico un paraje muy atractivo para los asentamientos, al igual que todos los barrios situados en la ribera del Manzanares. El acceso rápido al río permite la creación de granjas y huertas, irrigadas por molinos y norias de agua. Estas granjas solían situarse alrededor de los ejes de comunicaciones que salían de Madrid hacia el Sur, dedicándose a cultivo de hortalizas en la zona más cercana al río y a cultivos de secano (mayormente trigo y cebada) al irse alejando del mismo.

Alrededor de estos pequeños focos rurales se formaron los primeros caseríos del moderno distrito, localizados en tres núcleos distintos: Comillas-San Antonio, Zofío y Usera, aparte de la colonia de "casas baratas" de Moscardó. La zona, considerada parte del "extrarradio" de Madrid en el Plan de Castro de 1860, se mantuvo como terreno principalmente rural hasta la década de 1920. A principios de siglo los pocos caseríos dispersos se encontraban alrededor del Puente de la Princesa, construido durante el reinado de Isabel II. Este paraje era conocido por los madrileños como un lugar turbulento y peligroso, en el que abundaban las actividades ilícitas (el Puente de la Princesa adquirió el apodo de "Puente de los Ladrones", por ejemplo).

El Puente de la Princesa con las gloriosas obras de Madrid Río. Ya que hablábamos de ladrones...

El Puente de la Princesa con las gloriosas obras de Madrid Río. Ya que hablábamos de ladrones...

En este barrio marginal se unían los terrenos de gente humilde dedicada a "la busca" y las huertas y granjas de los terratenientes adinerados de Villaverde. Uno de estos labradores era conocido por la gente del barrio como "el tío Sordillo", y una de sus hijas, Carmen del Río Fernández, contrajo matrimonio en 1908 con un militar, Marcelo Usera. Al heredar terrenos tras el matrimonio, Marcelo dedujo -correctamente- que los terrenos del extrarradio de Madrid se revalorizarían en gran manera al crecer la ciudad en el siglo XX, y que las tierras estarían mejor aprovechadas si se edificase en ellas en lugar de dedicarlas a la agricultura. Inspirado por los ejemplos urbanizadores del Marqués de Salamanca y Arturo Soria, Marcelo, con la ayuda de su administrador Felipe Díaz, impulsó la parcelación de los terrenos y la venta de parcelas a partir de 1921.

Hacia 1930 ya se habían instalado en la nueva zona medio centenar de familias. Marcelo tuvo cuidado al estructurar la zona, prohibiendo la presencia de traperos y zonas industriales, y luchando por traer servicios básicos (transporte, agua, luz, etc) desde Madrid, lo cual convirtió al creciente barrio de Usera (que en su creación tenía el nombre de La Legión, cuerpo del ejército que Marcelo admiraba especialmente) en una zona con mayor calidad de vida que los barrios circundantes.

Marcelo de Usera y Sánchez, qué tío con aspecto respetable

Marcelo de Usera y Sánchez, qué tío con aspecto respetable

Las leyes municipales del momento permitían a los particulares elegir el nombre de las calles, siempre que no existiesen previamente en el callejero. La rotulación de las calles fue responsabilidad de Felipe Díaz, quien dedicó vías a miembros de la familia de Marcelo Usera (Amparo Usera, Nicolás Usera, Isabelita Usera, etc), vecinos de la nueva barriada (José Anespere o Pepita Barroso) o gente encargada de mejorar las condiciones del barrio (Máximo Carazo, concejal del Ayuntamiento). La calle principal del barrio, Marcelo Usera, tuvo varios nombres antes de adoptar el actual (Francisco Mora, de La Libertad y Francisco Pina).

El crecimiento del nuevo y próspero barrio fue bruscamente detenido durante la Guerra Civil, en la que quedó casi totalmente destruido al formar parte de una línea del frente. No fue hasta la década de 1950 cuando se consiguió recuperar la habitabilidad de las casas de Usera, comenzándose además la construcción de viviendas modernas de dos a tres plantas y llenando el espacio rural que aún subsistía, uniéndose el barrio con los adyacentes. Paulatinamente se ha ido modificando el barrio para suplir las carencias que mostraba en los años 50: falta de zonas verdes (Parque Sur y Parque de Olof Palme), congestión de tráfico (reestructuración en la calle Marcelo Usera) y prestación de servicios públicos.

En cuanto a Marcelo Usera, falleció en Madrid en 1955, a los 80 años de edad, habendo visto sus ambiciones de crear un nuevo barrio a partir de un terreno rural cumplidas con creces.

En las categorías: , Sin Comentarios