Próxima Estación
3Nov/0916

Cuatro Caminos

Cuatro Caminos es mi barrio adoptivo. En cierto modo, la historia de este barrio es similar a la de Delicias, ya que ambas zonas se crearon como arrabales donde vivía la clase trabajadora de Madrid. Aún quedan en el barrio muchos edificios de esa época: casas humildes de trabajadores humildes.

6a00e55009e06c883400e553c8e75b8834-320wi

¿De dónde proviene el nombre de Cuatro Caminos?

El nombre de Glorieta de Cuatro Caminos es todo un alarde de originalidad. Si lo piensas bien, todas las glorietas podrían llamarse de N Caminos, ya que... en fin, eso es lo que DEFINE a una glorieta, ¿no? Hoy en día, de hecho, deberíamos llamarla Seis Caminos.

En su origen, Cuatro Caminos era una encrucijada situada a las afueras de Madrid. El nombre de Cuatro Caminos surgió por iniciativa popular, su nombre "oficial", cuando lo tuvo, fue el de Glorieta de Ruíz Jiménez, nombre que todo dios ignoró. La Glorieta se dirigía en esos tiempos a los cuatro puntos cardinales por cuatro calles: la calle de Asturias, al Sur (posteriormente O'Donnell, y hoy en día Bravo Murillo); el Camino "malo" de Francia, al Norte; la Calle de los Artistas al Este (no existía Raimundo Fernández Villaverde, fue inaugurada en 1919 con el nombre Paseo de Ronda); y el Camino de Aceiteros al Oeste (aproximadamente por donde está la Avenida Reina Victoria hoy en día). También desembocaba en la encrucijada el Paseo de Santa Engracia desde el Sur (esto demuestra que en el siglo XIX la gente no sabía contar).

La formación del barrio alrededor de la encrucijada se produjo entre 1860 y 1900, a raíz de la revalorización de los terrenos por la llegada del nuevo sistema de abastecimiento de agua del Canal de Isabel II, cuyo Real Decreto, refrendado por Juan Bravo Murillo, presidente del Consejo de Ministros en esos momentos, se había dictado el 18 de junio de 1851. De la historia del Canal hablaré en otro momento, sólo añadiré aquí que la construcción del Canal fue el motor de la zona, al igual que la estación de las Delicias lo fue en el barrio de Delicias.

De la glorieta partían las diligencias que unían Madrid con la frontera francesa y algo más tarde los tranvías que llevaban al centro urbano y a los pueblos de la periferia. Era algo así como el intercambiador de transportes del siglo XIX. Por toda esta actividad, en torno a la Glorieta de Cuatro Caminos fueron surgiendo modestas viviendas de pequeños artesanos y hortelanos procedentes de la sierra. Hacia el año 1900, Cuatro Caminos dio un censo de un 78% de jornaleros y peones de la construcción en su población activa, la mayoría viviendo en casas de suburbio destartaladas sin servicios básicos.

Por supuesto, la mezcla de malas condiciones de vida y trabajos precarios siempre conduce a un malestar social que acaba explotando. La zona se convirtió en uno de los focos de protesta obrera más destacados de la ciudad, como demuestran las violentas protestas de agosto de 1917, con uno de sus puntos álgidos en la glorieta de Cuatro Caminos, y la concentración de votos republicanos en las elecciones municipales de 1931.

Cuatro Caminos en 1915, antes de la llegada del metro

Cuatro Caminos en 1915, antes de la llegada del metro

La apertura de la primera línea de metro en 1919, ampliada hasta Tetuán un decenio más tarde, impulsó aún más el desarrollo del Distrito. La calle de Bravo Murillo y calles adyacentes se convirtieron en importante zona comercial. Durante los setenta primeros años del siglo XX se fue formando nuevo tejido urbano, en general sin ninguna ordenación, con viviendas de carácter popular de dos o tres plantas, en muchos casos infraviviendas. No fue hasta la década de los años ochenta del siglo pasado cuando se emprendió un programa de rehabilitación integral del distrito, con rehabilitación de viviendas, renovación urbana y construcción de nuevas viviendas, quitándole al barrio el carácter popular y humilde que tuvo desde su origen y llenándolo de comercios e instalaciones modernas.

Cabe destacar dos curiosidades sobre Cuatro Caminos. La primera es que posee los andenes de metro más profundos, respecto al nivel de superficie, de todo Madrid. Los andenes de la línea 6 están a más de 50 metros por debajo del nivel de calle. Consejo: evitad coger la línea 6 en Cuatro Caminos o Guzmán el Bueno, excepto que vayáis con tiempo de sobra o queráis hacer ejercicio.

La segunda es la ajetreada historia de su fuente. Veréis en la segunda foto que hay una fuente en medio de la Glorieta. Se la conoce con el nombre de la fuente de Isabel II, porque se construyó con motivo de la inauguración del Canal en 1858 y fue la primera fuente con surtidor de Madrid. Originalmente estuvo en la Calle San Bernardo y más tarde se trasladó hasta la Puerta del Sol. La fuente era, sin embargo, demasiado grande para la Puerta del Sol, y el surtidor demasiado alto (podéis ver la fuente en algunas fotos antiguas de Sol), así que con la reforma de la Plaza, decidieron llevarla en 1913 a Cuatro Caminos. Después de la Guerra Civil, se llevó la fuente a la Casa de Campo, donde yace olvidada (y mal conservada) hoy en día (aunque Gallardón pretende restaurarla en su proyecto Madrid Río -o Río Madrid, o Madrid 2056, o como quiera el Gallardón llamar a su Crusade of the Month (TM)-). En 1969 se construyó el Scalextric por encima de la Glorieta, que no fue demolido hasta el 2004. Aunque los vecinos pidieron que volviese la fuente, no era ya posible, dado que el actual paso subterráneo podría colapsar bajo el peso del agua (Pánico en el Túnel, versión española: Sin Stalone, pero con una puta, un maricón, y Alfredo Landa).

Pfft, como si alguien fuese a ver la puta fuente con ese tráfico... ni siquiera había visto el parque de en medio de la Glorieta hasta esta foto, y vivo al lado

Pfft, como si alguien fuese a ver la puta fuente con ese tráfico... ni siquiera había visto el parque de en medio de la Glorieta hasta esta foto, y vivo al lado

En las categorías: , , , 16 Comentarios