Próxima Estación
23Oct/092

Delicias

Hemos hablado ya de Atocha, Chamartín, y Príncipe Pío, tres de las cuatro estaciones de tren importantes en la historia de Madrid. Falta por lo tanto hablar de la cuarta, que no es otra que la Estación de las Delicias.

Aunque hoy en día la Estación de las Delicias ya no es una estación de tren, sino el Museo del Ferrocarril. Por cierto, mañana es día de puertas abiertas :)

Localizacion1-FachadayMetroDelicias

¿De dónde proviene el nombre de Delicias?

Hasta la segunda mitad del siglo XVIII, el barrio que hoy conocemos como Delicias estaba en su mayor parte sin urbanizar, estando formado por pequeños núcleos rurales, granjas y huertas. Durante el reinado de Fernando VI se construyeron dos paseos flanqueados por dobles hileras de árboles, muy al estilo francés favorecido por el monarca y los nobles de la época, que conducían a la ribera del río Manzanares, a su paso al Sur de la Villa. Los dos paseos correspondían aproximadamente a los actuales Paseo de las Delicias y Santa María de la Cabeza y estaban construidos sobre taludes de tierra apisonada más altos que el terreno circundante, lo que en el futuro traerá problemas cuando se empiece a urbanizar la zona.

Estos dos paseos ya eran conocidos cuando se construyeron como "de las Delicias", ya que conducían a uno de los lugares de esparcimiento de la nobleza madrileña, el espacio comprendido junto al canal del Manzanares, que transcurría paralelo al río y que era conocido como las Delicias del río. Si tenemos en cuenta el aspecto que tenían algunos otros merenderos del Manzanares... sí, debía ser TODA una delicia...

El barrio empezó a surgir realmente como tal a mediados del siglo XIX, vinculado a la actividad generada por la primera estación de ferrocarril de la capital, Atocha, inaugurada en 1851 como Embarcadero de Atocha, y posteriormente, aunque en menor medida, a la de Delicias, inaugurada en 1880, la primera estación monumental de la capital. Teniendo en cuenta que Atocha se reformó como monumental en 1888 y la Estación del Norte se amplió en 1882, podemos decir que los "años 80" de hace dos siglos fueron brutales para las estaciones monumentales (en comparación, los 80 del siglo pasado fueron brutales para el horterismo).

La Estacion de las Delicias recién construida, y en medio del campo, ¡claro!

La Estacion de las Delicias recién construida, y en medio del campo, ¡claro!

Debido a la cercanía de las dos estaciones, el barrio de Delicias se convirtió en un barrio en el cual convivían industrias pesadas (que se beneficiaban del tráfico de mercancías y carbón), casas y chabolas de los trabajadores ferroviarios y los obreros de las industrias, fragmentos de tierras rurales aguantando la modernización y una floreciente industria hostelera que pretendía aprovecharse del tráfico de pasajeros que, obviamente, necesitaba algún lugar donde dormir.

Teniendo en cuenta que la urbanización definitiva del barrio, planeada en 1860 con la aprobación del Plan de Ensanche de Madrid de Carlos María de Castro, se retrasó durante décadas, este debía ser uno de los barrios más caóticos de Madrid en esa época. Pero, para aquéllos a los que nos fascinan los ferrocarriles, no debía estar desprovisto de encanto.

Acabada la Guerra Civil, se prohíbe la creación de nuevas industrias en la zona, y éstas van desapareciendo con el paso de los años. La construcción de Chamartín en el año 1969 y por lo tanto el establecimiento de un enlace Chamartín-Atocha hace menos necesario tener dos estaciones tan grandes y tan próximas, de modo que a finales de los años sesenta se cierra la estación de Delicias al tráfico ferroviario. Esto causa la desaparición de los establecimientos hoteleros de su entorno y poco a poco lo van haciendo también las industrias aledañas a Méndez Álvaro. Este proceso se acelera a partir de los años ochenta. Desde entonces, el barrio empezieza a perder definitivamente su carácter industrial al trasladarse muchas fábricas a la periferia.

Tras unos trámites en los que su existencia estuvo en peligro, RENFE solicitó que se incoara expediente para que la estación fuese declarada Monumento Histórico Nacional y cobijara sus fondos ferroviarios. Así, el 19 de diciembre de 1984 se inauguró el Museo del Ferrocarril en el edificio.

Delicias