Próxima Estación
3Oct/0910

Manuel Becerra

La Plaza de Manuel Becerra está situada en pleno distrito de Salamanca. Es una encrucijada entre la calle Alcalá, a medio camino entre Ventas y Goya, y el anillo "M-20", del que forman parte las calles Francisco Silvela y Doctor Esquerdo, y que configura un anillo de circunvalación de Madrid interior a la M-30.

manuel-becerra-metro

¿De dónde proviene el nombre de Manuel Becerra?

La plaza -y parada de metro- toman el nombre de Manuel Becerra y Bermúdez, (Castro de Rey, 20 de octubre de 1820 – Madrid, 19 de diciembre de 1896), matemático y político español, ministro con Amadeo I, Alfonso XII y durante la Regencia de María Cristina.

Wikipedia no dice en el primer párrafo que también era ingeniero. Cualquier ingeniero sabe que eso es lo importante, el resto de carreras en el fondo son "marías" 😉

A lo largo de su vida política, Manuel Becerra destacó por sus ideas progresistas y revolucionarias, que le valieron estar varias veces encarcelado y otras tener que exiliarse fuera del país. En sus casi 50 años de carrera política, ocupó las carteras de Fomento y Ultramar bajo varios reyes, regentes y presidentes.

manuel_becerra

A finales del siglo XIX, Arturo Soria y Mata (Madrid, 15 de diciembre de 1844 - 6 de noviembre de 1920), un ingeniero y urbanista español del que hablaremos cuando le toque a su parada con todo detalle (básicamente, era un genio), pidió a Manuel Becerra que redactase una propuesta para establecer un tranvía subterráneo (lo que viene siendo un metro) que uniese la Puerta del Sol con la actual plaza de Felipe II (Goya). Esta línea subterránea sería la primera fase que conectaría el centro de Madrid con el proyecto de Ciudad Lineal de Arturo Soria.

La propuesta fue presentada en 1898, ya fallecido Manuel Becerra. Esta propuesta, al igual que otras dos de diferentes ingenieros españoles en la misma década, fue denegada, por varias razones. Como primera medida, porque el señor Soria gastaba dinero a cascoporro en sus proyectos urbanísticos. Por otra parte, había ya líneas de tranvías por superficie que daban servicio a la zona. Finalmente, en la comisión que lo denegó estaba D. Miguel Otamendi en Obras Públicas, creador varios años después (1914) del actual metro de Madrid (Tongoooooo).

De esta manera, se puede considerar que Manuel Becerra fue (casi) uno de los padres del actual Metro de Madrid.

En las categorías: , , 10 Comentarios
2Oct/097

El Carmen

El Carmen es la estación que he utilizado la mayor parte de mi vida, ya que, junto con Ventas, es la que más cerca me pilla de mi casa. Tanto de Ventas como de Ciudad Lineal hablaré más adelante, ya que son zonas con una historia muy rica y llena de momentos curiosos (y morbosos). Hoy me centraré sólo en la zona de El Carmen.

Es difícil encontrar datos sobre El Carmen, por dos razones: la primera, que todo el mundo alquila piso en la zona (¡es cierto! Meted "El Carmen Metro  Madrid" en el Google, y el 90% de los resultados son gente vendiendo o alquilando pisos) y la segunda, que hay tropecientos sitios en Madrid con este nombre. Tenemos una famosa calle del Carmen (de Callao a Sol), con su Parroquia De Nuestra Señora Del Carmen Y San Luis, así como bastante parroquias más pequeñitas dedicadas a la Virgen del Carmen esparcidas por toda la ciudad. Para empeorar la cosa, mucha gente se llama Carmen, siendo uno de los nombres españoles más comunes (por cierto, viene del latín, significa "canto", "poema").

De esta forma, tuve que volver al siglo XX y... buscar información... en un libro...

¿De dónde proviene el nombre de El Carmen?

Pongámonos en situación. A principios del siglo pasado, la zona que ahora conocemos como El Carmen estaba básicamente fuera de Madrid. El Arroyo Abroñigal, el afluente más cutre y casposo del Manzanares que os podáis imaginar (imaginaos, PEOR que el Manzanares, sé que cuesta), corría por el valle que ahora mismo ocupa la autopista M-30. Decir que corría es un eufemismo, ya que estaba seco 300 días al año, pero a fin de cuentas había allí un valle que había que cruzar para pasar al otro lado, y delimitaba de esta manera el perímetro de Madrid (hablaré más de este arroyo cuando le toque el turno a Ventas).

El Puente de Ventas en 1920

El Puente de Ventas en 1920, mirando hacia el Este. El Carmen son las casuchas al otro lado del puente

Sin embargo, la calle Alcalá (antiguamente el Camino de Aragón) seguía siendo un eje comercial importante para la capital, y no es de extrañar que surgiesen arrabales de casas dispersas a la otra orilla del arroyo. Aunque estas casas eran pobres (la mayoría eran chabolas, construidas con cualquier material que estuviese a mano, y algunas eran incluso cuevas), la zona disfrutaba de bastante agitación, ya que las Ventas del Espíritu Santo, antes incluso de la construcción de la Monumental, eran un lugar tradicional de recreo madrileño, lleno de merenderos y espacios verdes.

Obviamente, si la población de la zona aumentaba, también aumentaban los servicios. Y uno de los servicios que tardan poco en aparecer son las iglesias.

En la esquina entre José Villena y el Camino de Aragón (Alcalá) se instaló la Parroquia del Carmen, conocida como "Capilla del Carmen" debido a la imagen de esta Virgen que se veneraba allí. Era un local muy modesto, instalado en la planta baja de un edificio. Esta parroquia fue la que dio el nombre a la zona, y más adelante, en 1964, a la parada de metro que se instaló allí. Anexa a esa capilla se encontraba la Ermita de la Concepción, también llamada del Espíritu Santo.

Posteriormente, la Capilla del Carmen desapareció en las remodelaciones de la zona. La Ermita de la Concepción fue trasladada al cruce entre la calle Ricardo Ortiz y la Carretera del Este (hoy la Avenida Daroca), y se la conoce hoy en día como la Parroquia del Espíritu Santo (la verdad, ¡no es un sitio que mires dos veces!).

Iglesia

Quién iba a pensar que la iglesia fea del barrio dio nombre a toda la zona, cuando ni siquiera se llama igual...

Referencias:

PUICERCÚS VÁZQUEZ, Luis. Ventas-Ciudad Lineal en el recuerdo. La otra historia del barrio contada por los vecinos. 5ª edición. Madrid: Ediciones VOSA, 2006.

En las categorías: , 7 Comentarios
1Oct/097

Sol

Cuando pregunté a mi musa por qué parada de Metro comenzar Próxima Estación, no tardó ni un segundo en responder: "Sol, por supuesto".

La Puerta del Sol es uno de los lugares más emblemáticos de la capital: El Kilómetro Cero, el reloj de la Casa de Correos, el oso y el Madroño, la estatua de Carlos III (¡el mejor alcalde, el Rey!) y, para gran frustración de algunos, el gusanito de cristal. La imagen que a muchos se les viene a la cabeza inmediatamente al hablar de Madrid es la de la Puerta del Sol, con todo su encanto castizo y su ambiente cosmopolita.

¿De dónde proviene el nombre de Puerta del Sol?

Durante gran parte de su historia, Madrid ha sido una ciudad amurallada. La primera muralla fue la que rodeaba el recinto musulmán de Muhamed ben Abd al-Rahman, construida en el siglo IX, y de la cual podemos ver algunos cachitos alrededor del Palacio Real y la Almudena. La segunda muralla, la conocida como Muralla Cristiana de Madrid, fue edificada entre los siglos XI y XII, cuando la ciudad ya había pasado al Reino de Castilla. De esta muralla también quedan hoy en día algunos escasos fragmentos.

El origen de la Puerta del Sol está en la tercera muralla de Madrid. Muralla que... no era gran cosa. Se trataba más bien de una modesta cerca, y así fue llamada: la Cerca de los Arrabales.

A lo largo del siglo XIII, la ciudad empezó a "desbordar", creándose arrabales fuera de las murallas. Estos arrabales, parcialmente urbanizados, eran difíciles de controlar, tanto en el sentido económico como sanitario. La creciente importancia política de Madrid con la dinastía de los Trastámara hizo que construir una cerca para rodear a todos estos edificios que se encontraban fuera de la Villa fuese totalmente necesario. La cerca se construyó en la primera mitad del siglo XV. Aunque no están claros los años exactos de su construcción, se sabe que en el año 1438, en el que se produjo una epidemia de peste bastante mortífera, la cerca ya estaba en funcionamiento como medida defensiva sanitaria (véase, si el guarda te ve toser, no entras ni pa Dios).

La Cerca de los Arrabales comprendía el área desde el Palacio Real por el Oeste, hasta Santo Domingo por el Norte y La Latina por el Sur. El extremo oriental de la cerca era la Puerta de la que hablamos en esta entrada: La Puerta del Sol.

La primera referencia a la Puerta del Sol por su nombre aparece en 1478. La Puerta se abría al camino a Alcalá y Guadalajara, un importante eje comercial (concretamente, se abría a un estercolero que había al otro lado de la cerca... la gente en esa época se distinguía por ser bastante guarra). Se piensa que su nombre surgió debido a ser la puerta más oriental de Madrid. Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, una revuelta popular en 1520-22, un sol fue pintado en lo alto de la puerta, pero al parecer no fue lo que le dio el origen al nombre, ya que llevaba usándose desde al menos 42 años antes.

Aunque la Puerta fue reconstruida en el siglo XVI (ampliándola hasta cubrir todo el ancho de la calle y reforzándola con ladrillo), como motivo de la entrada de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso en la capital, fue derribada por completo antes de empezar el siglo XVII.

Posteriormente, el resto de la cerca fue siendo eliminada en las interminables reformas urbanísticas de la capital. De la Cerca de los Arrabales no queda nada. ¡Excepto el nombre de nuestra querida Puerta del Sol!